AP Y NOTIMEX
12 de agosto de 2016 / 08:16 a.m.

HUA HIN. — Varias explosiones coordinadas ha sacudido el jueves y viernes algunos de los destinos turísticos más populares en Tailandia, dejando al menos cuatro muertos y 35 heridos, según indicó la policía, en el peor incidente violento que sufre el país desde el golpe de Estado militar de hace dos años.

Al menos 12 artefactos explosivos fueron detonados en cinco ciudades del país asiático, reportó el diario Bangkok Post.

Explosiones en destinos turísticos de Tailandia dejan cuatro muertos y 35 heridos
Las autoridades descartaron que el suceso estuviera relacionado con el terrorismo internacional o con la insurgencia islámica.  | | REUTERS
Explosiones en destinos turísticos de Tailandia dejan cuatro muertos y 35 heridos
La economía tailandesa ha sufrido desde que los militares tomaron el poder en un golpe en 2014. | REUTERS

Las cuatro personas fallecidas son de nacionalidad tailandesa y entre los heridos se encuentran 10 extranjeros: cuatro alemanes, tres holandeses, dos italianos y un austríaco, algunos de ellos reportados en estado grave.

No estaba claro quién estaba detrás de los ataques, perpetrados tras un exitoso referendo el pasado fin de semana sobre una nueva Constitución que, según los críticos, fortalecerá el poder de los militares durante muchos años.

Todas las explosiones se produjeron al sur de Bangkok, y varias de las detonaciones —incluida una en la playa de Patong, en el destino turístico de Phuket, y tres en el balneario costero de Hua Hin— parecían diseñadas para golpear al sector turístico, que proporciona ingresos cruciales al Gobierno.

La economía tailandesa ha sufrido desde que los militares tomaron el poder en un golpe en 2014, pero el turismo ha seguido siendo uno de los pocos puntos positivos con más de 14 millones de visitantes en lo que va de 2016, comparados con los casi 30 millones de todo 2015.

Varios gobiernos extranjeros, como Estados Unidos, emitieron advertencias para instar a los viajeros a evitar las zonas afectadas.

Las autoridades descartaron que el suceso estuviera relacionado con el terrorismo internacional o con la insurgencia islámica latente en el sur del país, que lleva más de una década en marcha y causado más de 5 mil muertes.

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, pidió este viernes calma a la población tras asegurar que controlan la situación.

"Las bombas son un intento de generar caos y confusión", afirmó el general en una comparecencia con los medios, según la agencia de noticias local TNA.