15 de febrero de 2013 / 01:22 a.m.

Ciudad de México • El presidente Enrique Peña expresó, frente a embajadores e integrantes del cuerpo diplomático, su solidaridad y respeto para con la decisión de renunciar al cargo que tomó el Papa Benedicto XVI.

El mandatario federal reiteró la buena relación que sostiene México con el Vaticano y aseguró que el Papa siempre ha sido representante de mensajes de paz y esperanza.

Peña Nieto pidió al nuncio apostólico Christopher Pierre que fuera portavoz del mensaje que envía México a su santidad, durante una comida que sostuvo con el cuerpo diplomático acreditado en nuestro país.

Miriam Castillo