REUETERS 
19 de abril de 2017 / 04:36 p.m.

CARACAS.- Dos jóvenes estudiantes murieron por disparos el miércoles en Venezuela durante una masiva jornada de protestas, incrementando a siete los fallecidos durante una ola de manifestaciones en contra del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Los opositores, que marcharon en varias ciudades del país, fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes, mientras que en Caracas decenas de miles de adeptos de Maduro se congregaron en respaldo al mandatario sin ser disuadidos por policías.

En horas de la mañana, un grupo de supuestos simpatizantes del oficialismo, que intentó impedir una movilización opositora en una zona de clase media de la capital, abrió fuego y segó la vida de Carlos Moreno de un disparo en la cabeza, dijeron a Reuters efectivos de la policía y un familiar.

El estudiante universitario de 17 años no participaba de las protestas. Iba a jugar fútbol cuando fue alcanzado por una bala, relató uno de sus tíos.

Más tarde, en la ciudad occidental de San Cristóbal, otra estudiante universitaria, Paola Ramírez, de 23 años, perdió la vida por un disparo de supuestas hordas de motoristas ligadas al oficialismo que abrieron fuego contra ella cuando se retiraba de una protesta, dijeron a Reuters familiares y testigos.

"Veníamos regresando (de la marcha) en la moto. La dejé a una cuadra donde ella iba a buscar a la hermana a pie y yo me fui a guardar la moto", relató su novio, con lágrimas en los ojos, frente al cuerpo de Ramírez. "Se escucharon detonaciones y cuando llegué estaba ahí tirada. Yo la cuidé lo más que pude".

El Ministerio Público informó que inició las investigaciones sobre ambas muertes.

El ambiente político se calentó recientemente en el país petrolero luego de que el Poder Judicial se arrogara prerrogativas del Parlamento dominado por la oposición, generando protestas en casa y llamados internacionales a respetar la democracia.

Los adversarios de Maduro -y varios gobiernos de América y Europa- aseguran que Venezuelaes gobernada por una dictadura que apresa a los disidentes, viola los derechos humanos y donde millones sufren por la escasez de alimentos y medicinas.

"No desmayen pese a la despiadada represión que algunos efectivos de la Guardia Nacional y la Policía realizan contra la manifestación pacífica", pidió a sus huestes el diputado opositor Freddy Guevara.

"Continuaremos en las calles", agregó en plena marcha en Caracas, donde la Guardia y la Policía desplegaron un nutrido contingente de efectivos antimotines secundados por tanquetas.