30 de enero de 2015 / 01:22 a.m.

 Bien, esto no pasó en un jueves de antaño sino en un domingo de antaño, pero a unos días de que Katy Perry y Lenny Kravitz prueben suerte como la cereza en el pastel del evento deportivo de más elevada audiencia en Estados Unidos, decidimos remontarnos aquellos únicos domingos del año en que la NFL echa la casa por la ventana con su tradicional 'Halftime Show'.

Todo comenzó el 15 de enero de 1967 cuando los Empacadores de Green Bay le dieron tremenda lección a los Jefes de Kansas City derrotándolos 35 a 10, declarándose así como los reyes del primer Campeonato Mundial de la AFL-NFL. Ese día, al término del segundo cuarto, la Banda Sinfónica de la Universidad de Arizona marcó el ritmo con la marcha 'The Liberty Bell' para deleitar a los asistentes de estadio 'Los Ángeles Memorail Coliseum'. Que bonito. Más o menos así sonaba:

Pero tuvieron que pasar unas 25 ediciones del Super Bowl para que el 'Halftime' dejará el espíritu colegial con las marchas y bandas. Fue en 1991 cuando The New Kids On The Block con su épico 'Step by step' y Mickey Mouse cambiaron la pauta. Esto fue lo que pasó el 27 de enero de ese año en el Tampa Stadium de Florida, cuando por cierto los Gigantes de Nueva York tuvieron una apretada victoria frente a los Bufalo Bills.

Por cierto que en ese mismo Super Bowl fue Whitney Houston la encargada de cantar el Himno de los Estados Unidos. Al año siguiente el escenario del medio tiempo fue tomado por Gloria Estefan, pero la verdadera evolución de los 'Halftime' vino en 1993, cuando el desaparecido Rey del Pop, Michael Jackson, dio cátedra de como se debe de amenizar un espectáculo deportivo.

Primero, dos de sus dobles emergieron de las pantallas gigantes del Rose Bowl Stadium en Pasadena, California. Luego, en el escenario al centro hubo una explosión: humo, luces y de pronto Su Majestad ataviado de negro con dorado, guantes y calcetas blancas, inmóvil mientras la multitud lo ovacionaba. ¡Nadie como él!, el show llevaba dos minutos y medio, la multitud no paraba de ovacionar, ¡y eso que la música aún no comenzaba! ¡Vaya!

La lista de temas incluyó 'Jam', el coreado 'Billie Jean', el revolucionario 'Black or White', además de 'We Are the World' que por cierto ayer este tema cumplió 30 años. Cerró con 'Heal the World', y entonces, el mundo del espectáculo y del entretenimiento ya era otro. Este show registró el nivel de audiencia más elevado en la historia -hasta ese momento.

Desde entonces el 'Halftime' se convirtió en un concurso de popularidad, un reto de audiencia para las televisoras estadunidenses.  Al año siguiente fue necesario poner en el escenario el sabor country de Clint Black, Tanya Tucker, Travis Tritt y The Judds, pero además presentar como sorpresa a Stevie Wonder. Aún así no se superó lo hecho por el Rey del Pop.

Los noventas se terminaron y lo más que se alcanzó fue volver a poner a Gloria Stefan y otra vez Stevie Wonder. El nuevo milenio llegó con fuerza y una chica llamada Britney Spears y los de la boy band N'Sync se pararon en el escenario del Super Bowl XXXV en el Raymond James Stadium de Tampa, Florida; pero estos chicos no eran los protagonistas, ¡no!, ¡la estrella de la noche fue Aerosmith! 

El 28 de enero de 2001 todos los aficionados al Super Bowl coreaban al mismo tiempo: I don't want to close my eyes / I don't want to fall asleep / Cause I miss you baby / And I don't want to miss a thing. ¡Miren!

Desde entonces la lista de estrellas del 'Halftime' sólo son los top del Billboard, las estrellas del momento, los más premiados en los Grammys, los que engordan las carteras de las disqueras. Prueba de ello fue que al año siguiente,Bono hizo lo propio con U2. Fue un 'Beautiful Day'.

Ahora hablemos de los emblemáticos. La palabra 'escándalo' en un 'Halftime', sólo puede ir asociada a dos nombres: Janet y Justin, cuando su performance incluyó lo que muchos consideraron un atentado al pudor y al buen gusto cuando el ex de Britney descubrió un seno de la hermana de Michael.

Luego vino Sir Paul e hizo que todos cantaran Hey Jude.

Sin duda el ex Beattle subió el nivel, entonces fue necesario llamar a The Rolling Stones y la satisfacción llegó: Super Bowl celebraba cuatro décadas.

Luego en 2010 The Who pisó el escenario del Super Bowl, ofreciendo uno de los mejores conciertos de este evento:

Hasta que llegaron The Black Eyed Peas acompañados por Slash a subirle diez rayitas al show con una de las mejores presentaciones jamás vistas en el Super Bowl.

Al año siguiente la Reina del Pop, Madonna reclamó lo suyo y lo hizo acompañada del Cirque du Soleil y de Nicki Minaj:

La siguiente en escena fue Beyonce, en aquél inolvidable Super Bowl en el que reunió a los Destiny Childs, pero que además el Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans se quedó sin luz un rato. Fue cuando la cuenta de Twitter de las galletas Oreo tuiteó uno de los tuits de mayor tráfico en la historia:

Power out? No problem. pic.twitter.com/dnQ7pOgC— Oreo Cookie (@Oreo) febrero 4, 2013

Y aquí Beyonce:

Y luego, el año pasado llegó Bruno Mars con Red Hot Chili Peppers. Sin pena ni gloria salvo por este meme:

Ahora le toca a Katy Perry y a Lenny Kravitz hacer un nuevo jueves domingo de antaño.

TELEDIARIO DIGITAL 

Power out? No problem. pic.twitter.com/dnQ7pOgC— Oreo Cookie (@Oreo) febrero 4, 2013