notimex
7 de octubre de 2016 / 04:40 p.m.

COLOMBIA.- El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acordaron discutir las propuestas y ajustes que surjan del Acuerdo Nacional después del triunfo del “No” al pacto de paz firmado el pasado 26 de octubre.

Las delegaciones del gobierno y las FARC, tras reunirse en La Habana, Cuba, con los países garantes y con el jefe de la Misión Especial de las Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, emitieron una declaración que ratifica sus compromisos por la paz en Colombia.

En un comunicado conjunto, las partes señalaron que el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto Armado y la Construcción de una Paz Estable y Duradera contiene las reformas y medidas necesarias para sentar las bases de la paz y garantizar el fin del conflicto armado.

Reconocemos, sin embargo, que quienes participaron en el Plebiscito del pasado 2 de octubre se pronunciaron mayoritariamente a favor del “NO”, así fuera por estrecho margen”, anotó el texto.

En el marco de “las facultades presidenciales que otorga la Constitución Política es conveniente que sigamos escuchando, en un proceso rápido y eficaz, a los diferentes sectores de la sociedad, para entender sus preocupaciones”.

Es necesario “definir prontamente una salida por los caminos señalados en la sentencia de la Corte Constitucional C-376 de 2016”, añadió el comunicado.

Las propuestas de ajustes y precisiones que resulten de ese proceso serán discutidos entre el gobierno y las FARC para dar garantías a todos.

Reiteraron el compromiso asumido por el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño, “de mantener el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, decretado el pasado 29 de agosto, y el monitoreo y la verificación por parte del mecanismo tripartito”.

Asimismo “las garantías de seguridad y protección de las comunidades en sus territorios, según lo definido en el Protocolo por las partes”.

Para afianzar este cese al fuego “hemos acordado un protocolo, dirigido a prevenir cualquier incidente, en zonas de pre-agrupamiento en los cuadrantes definidos y asegurar un clima de seguridad y tranquilidad con la plena aplicación de todas las reglas que rigen el Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo”.

El Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación, con la participación del gobierno y las FARC y la coordinación de la misión de las Naciones Unidas, “estará a cargo de monitorear y verificar el cumplimiento del protocolo, en particular del cumplimiento de las reglas que rigen el cese al fuego.

Con ese propósito, solicitaron al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y por su intermedio, al Consejo de Seguridad, que autorice a la Misión de Naciones Unidas en Colombia a ejercer las funciones de monitoreo y verificación.

La misión debe buscar “resolución de diferencias, recomendaciones, reportes y coordinación del Mecanismo de Monitoreo y Verificación previstas en la Resolución 2226 (2016) en referencia al mencionado Protocolo”.

Invitaron “a los países que contribuyen a la Misión con observadores desarmados a que continúen desplegando sus hombres y mujeres, que seguirán contando con todas las garantías de seguridad necesarias”.

Las delegaciones agradecieron al Comité Internacional de la Cruz Roja por su permanente apoyo, a Chile y Venezuela “por su acompañamiento y sobre todo a Cuba y Noruega por su intensa y abnegada labor de respaldo a la construcción de los acuerdos de paz para Colombia”.

“Su contribución constante a la búsqueda de soluciones en momentos de dificultad y su disposición a continuar apoyando el proceso de paz”, concluyó el comunicado.