AP
28 de marzo de 2016 / 07:06 p.m.

WASHINGTON.- El FBI anunció el lunes que se valió de una técnica desconocida para ingresar eficazmente —sin la asistencia de Apple Inc.— en la memoria del iPhone que utilizó el individuo responsable de la matanza a tiros de varias personas en California.

El proceder del FBI puso fin a una enconada disputa judicial entre el gobierno del presidente Barack Obama y una de las principales empresas tecnológicas en el mundo.

El gobierno solicitó a un juez federal que invalide una controversial orden con la que se pretendía obligar a Apple a que ayudara al FBI a desbloquear el iPhone con el argumento de que ya no era necesario.

El documento presentado ante una corte federal para el distrito central de California no facilitó detalles sobre el procedimiento utilizado por el FBI ni quién le enseñó cómo hacerlo. Apple no emitió de momento declaraciones sobre el particular.

El breve documento presentado ante la corte dejó numerosas interrogantes sin respuesta:

 ¿Quién enseñó al FBI cómo penetrar en un iPhone?
☑ ¿Cómo hizo el gobierno para eludir un sistema de seguridad en el que Apple invirtió millones de dólares para incorporarlo a su producto estrella?
 ¿Los nuevos iPhones son vulnerables a la misma técnica de hackeo?
 ¿Compartirá el FBI su información con numerosas agencias policiales locales y estatales según las cuales también necesitan penetrar en los dispositivos móviles de presuntos delincuentes?  ¿Revelará el FBI a Apple como eludió al sistema de seguridad de la firma?
☑ ¿Encontró el FBI información de utilidad en el iPhone?

El sorpresivo acontecimiento también destruyó la percepción temporal de que ese sistema de seguridad de Apple sería suficientemente eficaz para mantener bajo siete llaves la información personal de quienes hayan comprado los aparatos, incluso frente al gobierno de Estados Unidos, ante los enormes recursos que puede gastar cuando pretende descubrir algo.

El FBI se valió de la técnica para ingresar en la información del iPhone que utilizó el atacante armado Syed Farook, quien murió con su esposa en un intercambio de fuego con la policía después de que ambos asesinaran en diciembre a 14 personas en San Bernardino, California. El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó a través de un comunicado que actualmente se analiza la información en el teléfono.

La magistrada federal Sheri Pym, de California, ordenó el mes pasado a Apple que facilitara al FBI un programa informático que permitiera a la agencia investigadora ingresar en el iPhone facilitado a Farook por su empleador. La orden detonó un debate sobre los derechos de privacidad digital ante las preocupaciones de seguridad nacional.

Apple se encaminaba la semana pasada a una colisión judicial con el gobierno hasta que los fiscales federales solicitaron abruptamente un aplazamiento para que pudieran probar una posible solución que les presentó una parte no identificada el fin de semana anterior.

Expertos técnicos habían dicho que podía haber algunas maneras para que una parte ajena pudiera ingresar en la memoria del teléfono, aunque el FBI había insistido en que sólo Apple tenía la capacidad para anular el sistema de seguridad del iPhone. El director del FBI, James Comey, dijo que sus investigadores incluso acudieron a la Agencia de Seguridad Nacional, que no tuvo la habilidad de ingresar al dispositivo.

Un funcionario policial dijo que el FBI logró desbloquear el iPhone durante el fin de semana. El funcionario habló con los reporteros en una conferencia telefónica a condición de mantener el anonimato porque no está autorizado por el Departamento de Justicia para comentar públicamente. El funcionario añadió que los agentes federales del orden público continuarán ayudando a las autoridades locales y estatales a recabar evidencia en los casos —lo que implica que el método sería compartido con ellos.

Cyrus Vance, el fiscal de Distrito de Manhattan, dijo al testificar ante un comité de la Cámara de Representantes a inicios de este mes que él cuenta con 205 iPhones a los que sus investigadores no han podido acceder en busca de datos, como parte de investigaciones delictivas. Y Apple se opone a las peticiones de ayuda para extraer información de 14 dispositivos de Apple en California, Illinois, Massachusetts y Nueva York.