REUTERS
8 de abril de 2016 / 04:42 p.m.

La Habana.- El ex presidente cubano Fidel Castro hizo una aparición inusual fuera de su casa el jueves, al visitar una escuela para conmemorar el cumpleaños de una heroína revolucionaria días después de escribir una fuerte crítica sobre la visita reciente del mandatario estadounidense, Barack Obama.

La televisión estatal transmitió imágenes de Castro, de 89 años, sentado en un escritorio y conversando con estudiantes y profesores en la escuela, nombrada en honor a Vilma Espín, quien fue su cuñada y falleció en el 2007 a los 77 años.

"Yo estoy seguro que un día como hoy Vilma estaría muy contenta", dijo el líder de la Revolución Cubana de 1959. Espín dejó una vida cómoda para luchar junto a Fidel en contra del Gobierno respaldado por Washington de Fulgencio Batista, y más tarde se casó con su hermano Raúl, el actual presidente cubano.

"Estaría viendo por qué sacrificó su vida. Todo el que muere luchando por la revolución va dejando energías en el camino, va dejando el esfuerzo y lucha por eso", agregó.

Fidel, cuya voz se escuchaba ronca, vestía una chaqueta deportiva blanca con pequeñas franjas oscuras, una gorra de béisbol azul y lucía su tradicional barba.

Castro, quien cumplirá 90 años en agosto, entregó la presidencia de Cuba a su hermano menor Raúl en el 2008 luego de una severa enfermedad. Su aparición se produjo una semana después de que escribió un editorial mordaz sobre la reciente visita histórica de Obama a Cuba.

Fidel no se reunió con Obama, pese a que suele citarse con dignatarios extranjeros en su casa.

La última vez que Fidel apareció en televisión fue en julio del 2015, cuando se reunió con un grupo de trabajadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Defensa y Ministerio del Interior) que se dedican a la elaboración de alimentos.

La próxima semana, el Partido Comunista de Cuba, que Fidel fundó y dirigió hasta hace ocho años, tiene previsto celebrar un Congreso para definir el rumbo económico del país y apuntalar el poder político de sus líderes.

Los cubanos están ansiosos por saber si el Congreso dará pistas sobre quién dirigirá al único partido político del país después de que Raúl Castro se retire de la presidencia, algo que ha dicho ocurrirá en el 2018.