REUTERS
12 de enero de 2017 / 09:55 a.m.

SEÚL. - Fiscales especiales de Corea del Sur interrogaron el jueves al jefe del conglomerado Samsung Group, Jay Y. Lee, bajo sospecha de soborno, en un escándalo de tráfico de influencias que llevó a un juicio político a la presidenta Park Geun-hye.

Park sigue ocupando la presidencia, pero fue despojada de sus poderes mientras el Tribunal Constitucional decide si ratifica el juicio político realizado en diciembre y la convierte en la primera líder democráticamente elegida en ser obligada a abandonar el cargo.

Park ha negado cualquier irregularidad.

"Lo siento mucho por la gente de Corea del Sur por no mostrar una mejor cara", dijo a periodistas el líder de Samsung Group, Jay Y. Lee, a su llegada a la Fiscalía, donde fue recibido por manifestantes con carteles que pedían su detención y lo acusaban de ser cómplice de la presidenta.

Los investigadores deberán decidir ahora si buscan una orden de detención en contra de Lee, de 48 años, dijo a periodistas el portavoz judicial Lee Kyu-chul.

El juicio político en el Parlamento en contra de Park fue aprobado por las acusaciones de que la mandataria permitió a un amigo, Choi Soon-sil, ejercer una influencia inadecuada sobre asuntos de Estado.

Choi está acusado de ponerse de acuerdo con Park para presionar a grandes empresas, entre ellas Samsung Group, para exigirles contribuciones a fundaciones sin fines de lucro que apoyan las iniciativas de la presidenta.