ap
27 de enero de 2016 / 08:16 a.m.

Detroit.- Ford retirará del mercado 391 mil camionetas Ranger debido a que las bolsas de aire del lado del conductor pueden expandirse con demasiada fuerza y lastimar a las personas.

La medida abarca las camionetas Ranger de los modelos entre los años 2004 y 2006, en Estados Unidos y Canadá.

Hace pocos días el gobierno informó que un conductor en South Carolina murió en diciembre cuando su bolsa de aire estalló. Joel Knight, de 52 años, murió cuando una esquirla de metal le atravesó el cuello al momento de estrellarse contra una vaca y una cerca.

El gobierno anunció que las empresas automotrices retirarán otros 5 millones de vehículos con infladores defectuosos fabricados por la japonesa Takata Corp. Algunos de los retiros se deben al accidente en que murió Knight, y los demás son porque las bolsas de aire no pasaron las pruebas de control de calidad.

Se espera que otras empresas anuncien más retiros a medida que se agrava el escándalo por las bolsas de aire Takata.

Los retiros actualmente involucran a 14 fabricantes y 24 millones de vehículos.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos dijo que es probable que el número de retiros aumente.

Takata usa una sustancia llamada nitrato de amonio como detonante de las pequeñas explosiones que causan la inflación de las bolsas de aire en caso de un choque. Pero el elemento se deteriora con el tiempo al ser expuesto al calor y la humedad, y entonces estalla demasiado rápido, rompiendo la envoltura de metal diseñada para mitigar la explosión.

Knight comprende la décima víctima fatal a nivel mundial de las bolsas de aire defectuosas. Otras 10 personas han resultado lesionadas.

Ford anunció que enviará cartas a los propietarios de los vehículos avisándoles sobre el retiro a partir de la semana del 22 de febrero.

Aunque la empresa cuenta con algunos repuestos, está en negociaciones con otros fabricantes de bolsas de aire para que elaboren mecanismos de inflación lo más pronto posible, dijo el portavoz John Cangany.