REUTERS / AP
27 de diciembre de 2016 / 05:57 p.m.

HONOLULÚ.- A de 75 años del ataque a Pearl Harbor, los mandatarios de Estados Unidos y Japón se reunieron este martes en el martes en esta base naval para recordar a los fallecidos en el histórico bombardeo que provocó el ingreso estadounidense en la Segunda Guerra Mundial.

El presidente Barack Obama y el primer ministro Shinzo Abe realizaron una simbólica visita al USS Arizona Memorial, construido con los restos del acorazado USS Arizona, para remarcar la fortaleza de la alianza entre Estados Unidos y Japón, semanas antes de que el republicano Donald Trump asuma como mandatario.

Abe se convirtió en el primer líder japonés que visita el lugar, y de acuerdo al gobierno nipón es la prueba de que los antiguos enemigos han superado los impulsos recriminatorios que pesaron sobre las relaciones en la posguerra.

Para Obama, probablemente será el último encuentro como presidente con un gobernante extranjero, dijeron voceros de la Casa Blanca. Es una suerte de cierre del círculo para el presidente, quien hace ocho años invitó al antecesor de Abe a ser el primer mandatario que recibía en la Casa Blanca.

Para Abe, es un acto de reciprocidad simbólica, seis meses después que Obama visitó Hiroshima, siendo el primer presidente en ejercicio que acude al lugar donde Estados Unidos lanzó una bomba atómica.

"Esta visita y la visita del presidente a Hiroshima meses atrás no hubieran sido posibles hace ocho años", dijo Daniel Kritenbrink, principal asesor de Obama sobre asuntos asiáticos. "El hecho de estar hoy aquí es el resultado de años de esfuerzos en todos los niveles de nuestros gobiernos y sociedades que nos han permitido afrontar de manera conjunta y directa los aspectos más rencorosos de nuestra historia común".

Más de 2 mil 300 estadounidenses murieron el 7 de diciembre de 1941 bajo el ataque de 300 cazas y bombarderos japoneses. Durante los años siguientes, Estados Unidos encerró a unos 120 mil estadounidenses de origen japonés en campos, y en 1945 arrojó bombas atómicas que mataron a 140 mil personas en Hiroshima y 70 mil en Nagasaki.

Y aunque los mandatarios se reunieron para discutir los lazos entre los países, Abe no ofrecerá disculpas por Pearl Harbor, dijo su gobierno. Obama no las ofreció cuando visitó Hiroshima en mayo.