JANNET LÓPEZ Y PATRICIA CHAGOYA
20 de julio de 2013 / 03:34 p.m.

León • No hubo churros ni flavios. La primera sorpresa del simposio sobre la legalización de la mariguana la dio el ex mandatario Vicente Fox al colocar una fotografía de Enrique Peña Nieto en la réplica del despacho presidencial que mandó a construir en el Centro Fox.

Así, no solo manifiesta su apoyo al actual presidente de palabra, sino que le da un lugar en su oficina.

Sin embargo, durante el foro, Fox tuvo diferencias con el único representante del gobierno federal que asistió, Fernando Cano Valle, titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic).

El funcionario frenó al ex mandatario en los ímpetus por legalizar la mariguana: "Es nociva. Afecta el sistema nervioso central".

Además, afirmó que los estadunidenses no han comprendido que las situaciones entre México y ese país ya no son las mismas.

Explicó que las cuatro ciudades más violentas en Estados Unidos forman parte de los estados donde se ha legalizado la mariguana.

"Entonces, ¿quién asegura que en México el efecto no será así?", cuestionó el comisionado ante los panelistas extranjeros.

Cano también aseguró que la mariguana provoca daños cerebrales, sobre todo en niños y adolescentes. El doctor Julio Frenk coincidió en el punto de vista médico.

"El uso de la mariguana provoca daños a la salud", dijo el ex secretario de Salud.En tanto, Fox argumentó que el país necesita legalizar la mariguana para “acabar con la carnicería y la muerte en que nos metió el gobierno de Felipe Calderón". Y destacó que México ha perdido inversión de empresas por la violencia.

El encuentro fue patrocinado por la primera marca de mariguana legal en Estado Unidos: la empresa Diego Pellicer, cuya imagen es un hombre ranchero, de bigote, con apariencia de mexicano.

La foto del primer vendedor de mariguana es un Jesús Malverde con rasgos tipo Fox o Pedro Infante. Un Malverde foxístico o un Fox malverdiano.

El director de la empresa y ex directivo de Microsoft, Jamen Shively, habló de la necesidad de legalizar la droga para bajar los índices de violencia, como en Estados Unidos.

Aunque los especialistas de ese país tumbaron algunos mitos. Robert Raich aseguró que sí hay mucha violencia en Estados Unidos. Steph Sherer señaló que la violencia no ha disminuido y que está ligada a las drogas. Aaron Justis dijo que los americanos son detallistas y los mexicanos mayoristas.

"Los cárteles allá se cuidan de no generar violencia", señaló John Davis, otro de los invitados. "Los cárteles saben que si la violencia estuviera en EU, los eliminaríamos. Mientras la violencia siga en el sur, no vamos a hacer nada", agregó.

El director del campus de la UNAM en León, Javier de la Fuente, dijo que la legalización no garantiza la disminución de la violencia en México.

"La mariguana ya no es un negocio atractivo para los traficantes. Ellos andan en la cocaína. Un tema tan importante no se puede centrar a cannabis", dijo.

Algunos panelistas mexicanos argumentaron a favor de la legalización. Rubén Aguilar, ex vocero presidencial, señaló que en el país hay al menos 350 mil personas que se dedican al narcotráfico.

Aseguró que cada año son detenidas cerca de 500 mil por traer mariguana y que el gobierno de Estados Unidos creó el Cártel del Pacífico en Sinaloa hace 70 años para suplir el consumo de la heroína.

Por ello, Fox urgió: "Llegó el tiempo de actuar. No es nuestra guerra. Es del vecino. El país que más prohíbe es el que más consume. Es una contradicción. En Estados Unidos tienen que decidir".

La discusión se alargó hasta por nueve horas en el Centro Fox, pero no hubo acuerdos ni conclusiones.

"Los tuiteros y periodistas creen que aquí nos estamos fumando un churro y no es así", dijo el investigador y moderador Leo Zuckerman, a lo que Fox contestó: "Este es un evento serio".