NOTIMEX
29 de diciembre de 2015 / 03:04 p.m.

París.- Una amplia mayoría de franceses se pronunció a favor de una polémica medida propuesta por el gobierno para quitar la nacionalidad a los ciudadanos galos condenados por terrorismo.

Según un sondeo publicado este martes por la televisora privada BFMTV, el 86 por ciento de los franceses está a favor de la medida, que ha provocado un fuerte debate político en Francia.

El proyecto de ley, que fue anunciado la semana pasada por el gobierno socialista francés, suscitó un enfrentamiento interno entre los diputados del partido en el gobierno, algunos de los cuales consideran que la medida va en contra de los valores de la izquierda.

Sin embargo, la mayoría de los encuestados (64 por ciento) opinó que la ley que autorizaría retirar el pasaporte a ciudadanos franceses, incluidos los nacidos en el territorio nacional, “no es contraria a los valores” de la izquierda que actualmente gobierna en Francia.

El sondeo fue realizado por el instituto de encuestas Elabe para la televisora BFMTV, entre una muestra de mil personas representativa de la población francesa mayor de 18 años.

El primer ministro francés Manuel Valls anunció el pasado miércoles que el gobierno socialista francés presentará una ley que contempla retirar la nacionalidad francesa a los ciudadanos galos, con doble nacionalidad, condenados por actividades terroristas.

El jefe de gobierno de Francia anunció que la medida será presentada al parlamento en el marco de un proyecto de ley de lucha contra el terrorismo que obligará a reformar la Constitución francesa.

De ser aprobada la iniciativa, lo que se da por descontado, Francia podría retirar el pasaporte galo a los ciudadanos nacidos en Francia que tengan doble nacionalidad, precisaron fuentes del gobierno.

La ley francesa ya contemplaba la posibilidad de perder la nacionalidad en algunos casos excepcionales, pero no incluía a las personas nacidas en Francia.

La decisión fue tomada por el propio presidente francés Francois Hollande debido a la gravedad de la presencia del terrorismo que vive Francia desde inicios de este año, explicó el primer ministro Valls.

Varios de los terroristas que cometieron los atentados de París en noviembre pasado tenían la doble nacionalidad, francesa y de otros países del norte de África.

“Los que apuntan sus armas contra sus compatriotas se excluyen ellos mismos de su nacionalidad”, sostuvo la ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira.