AP
11 de julio de 2016 / 08:39 a.m.

París.- Francia perdió la final de la Eurocopa 2016 ante Portugal, pero puede reclamar un triunfo en un frente extradeportivo:

Se garantizó la seguridad durante el torneo de un mes de duración que congregó a aficionados al fútbol de todo el continente, que coincidió con el estado de emergencia y una alerta elevada ante posibles ataques extremistas.

Mantener la seguridad en el país fue tarea de las decenas de miles de efectivos de seguridad movilizados en 10 ciudades. Solo para la final del domingo, en la que Portugal se impuso por 1-0 a la anfitriona, había 1.900 agentes en la zona para aficionados habilitada junto a la emblemática torre Eiffel.

Miles más se desplegaron por los Campos Elíseos y el Stade de France, uno de los objetivos de la cadena de ataques que el pasado noviembre que dejó 130 fallecidos en París.

La policía empleó gases lacrimógenos y cañones de agua antes del último juego del torneo en enfrentamientos con seguidores molestos porque la zona de las pantallas gigantes estaba llena y había sido cerrada.