AP
8 de septiembre de 2016 / 01:01 p.m.

BEIRUT.- Fuerzas del gobierno de Damasco y sus aliados capturaron más terreno en las inmediaciones de la disputada ciudad de Aleppo, en el norte de Siria, en una ofensiva el jueves, dijeron un medio estatal sirio y un grupo activista.

La última ofensiva sigue a la recuperación por las fuerzas gubernamentales de varias academias militares que les habían arrebatado los insurgentes el mes pasado.

El avance del gobierno también afecta las conversaciones entre Estados Unidos y Rusia sobre un posible cese de fuego en Aleppo. 

La ciudad, la mayor de Siria y en su día su corazón comercial, ha sido el centro de los combates en los últimos meses.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, fuerzas gubernamentales respaldadas por grupo aliados, entre ellos el grupo insurgente libanés Jezbolá, tomaron el vecindario de Ramouseh, en el extremo sur de la ciudad.

Una fuente militar no identificada confirmó a la agencia de noticias estatal siria SANA que las tropas conquistaron grandes partes de Ramouseh y una colina cercana.

Según el Observatorio, casi 700 civiles, incluidos 160 niños, han muerto en 700 días de combates en Aleppo.

El capitán Abdel-Razzak Abdel-Salam, vocero del grupo rebelde Nour el-Din Zengi, dijo que el gobierno sirio y su aliado ruso, al mismo tiempo que negocian con Estados Unidos un cese de fuego en Aleppo, preparan una "nueva traición" de los barrios asediados, violando el espíritu de las conversaciones para permitir el ingreso de ayuda humanitaria a los distritos en poder de la oposición.

"Los eventos se imponen, todas las opciones están abiertas", dijo, y añadió que después de la ofensiva del gobierno no cabe hablar de un cese de fuego.

Hacia el sur, cerca de la capital, se aplicó la segunda etapa de un acuerdo con el gobierno para permitir la salida de unas 150 personas de Moadamiyeh, un suburbio de Damasco, hacia otro barrio.