29 de enero de 2014 / 01:19 a.m.

Perú.- El expresidente Alberto Fujimori solicitó el martes a una magistrada que reprograme las sesiones de su nuevo juicio por corrupción en días en que no recibe la visita de sus nietas en la cárcel.

"No he podido recibir por ejemplo el día de hoy a mis nietecitas, llegaron pero yo las saludé e inmediatamente me vine para acá (la corte), entonces yo le agradecería...que programe (para) los lunes, miércoles o viernes en que no tengo absolutamente ninguna visita", dijo Fujimori —preso por el asesinato de 25 personas, entre ellas un niño— a la jueza Aissa Mendoza de la Cuarta Sala Penal Liquidadora.

Fujimori se refería a sus nietas Kyara, de 7 años, y Kaori, de 5, quienes son hijas de su primogénita Keiko Fujimori, lideresa del principal partido opositor y derrotada por el actual mandatario Ollanta Humala en las elecciones presidenciales de 2011.

El exmandatario, de 75 años, explicó que los martes y jueves son dos días destinados a sus visitas que se cruzan con las sesiones judiciales donde se le acusa de desviar millonarios fondos públicos para financiar tabloides amarillistas que destruyeron la imagen de la oposición política y apoyaron su segunda reelección entre los años 1998 y 2000.

La pena máxima para el delito de peculado, del que se acusa a Fujimori en el quinto juicio que afronta, es de 8 años, pero si fuera condenado no aumentará su tiempo en prisión, ya que en Perú las penas no se acumulan sino que prevalece la mayor. Fue sentenciado a 25 años de prisión en 2009 por su autoría mediata en el asesinato de 25 personas, entre ellas un niño de 8 años, por un grupo clandestino de militares asesinos a inicios de su gobierno (1990-2000) que actuó bajo su conocimiento.

Fujimori es "el preso más caro del Perú" y el estado gasta 157.000 dólares anuales en su cuidado, que incluye 17 funcionarios y una enfermera permanente, según cálculos recientes de la administración penitenciaria de Perú.

El exmandatario recibió 338 visitas en 2013 y es el único preso en una cárcel ubicada en un barrio obrero del este de Lima.

AP