11 de septiembre de 2013 / 06:39 p.m.

En el salón de plenos de la Cámara de Diputados de Oaxaca se desarrollo una sesión en honor de cuerpo presente del diputado perredista Everardo Hugo Hernández Guzmán quien fue asesinado por un asesino solitario en el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán en un aparente ajuste de cuentas.

El cadáver del legislador y presidente electo de San Andrés Cabecera Nueva ingresó por la puerta grande en el interior de un ataúd, donde fue colocada la bandera mexicana. Una comisión de cortesía integrada por los coordinadores parlamentarios del Partido Acción Nacional Juan Mendoza y del Partido de la Revolución Democrática Alejandro López fueron quienes lo acompañaron en su ingreso hacia el centro de la Asamblea Legislativa donde se guardó un minuto de silencio que se poco después terminó con una fuerte ovación.

Para los panistas, la democracia está de luto con el crimen en contra del diputado. Exigieron al gobernador Gabino Cué, el puntual esclarecimiento del ataque. Los priistas por su parte a través de Francisco García López se unieron a la condena del asesinato y se deslindaron del mismo, asumiendo que el hecho es derivado de disputas internas entre grupos de poder en el municipio.

Finalmente los perredistas prometieron venerar los ideales de la víctima.

— ÓSCAR RODRÍGUEZ