7 de marzo de 2015 / 04:03 a.m.

Un segundo tiempo sin ambición, sin talento, sin peligro le costó muy caro a Chivas.

El Rebaño pensaba en el punto y se regresa sin nada y ahora espera que Leones Negros y Puebla no sumen. Un gol de Osuna bajó de la nube a los rojiblancos y se viene una semana compleja en Verde Valle. No hay gol y De Nigris lesionado y el Cubo Torres en la Tribuna.

Gallos Blancos 1, Chivas 0.

El Chepo se la jugó con De Nigris y relegó a la banca a Bravo, pero la estrategia no funcionó porque a los pocos minutos Aldo se lesionó, una nueva dolencia muscular y a los 19 Chivas tenía que implementar el plan b. Bravo a la cancha y a los pocos minutos de estar en el terreno de juego el de Los Mochis tuvo para abrir a la zaga queretana.

Minuto 25 y Fabián buscó a Bravo dentro del área, el balón le quedó a plenitud a Omar quien estaba solo frente al arquero y sin marca disparó por un costado, la más clara Chivas la dejó escapar el sinaloense.

A los pocos minutos Bornstein no supo cómo encarar el balón y se resbaló dejando mano a mano a Brizuela contra Bornstein, pero el Conejo falló un gol cantado.

Por su parte, el cuadro local tuvo una mediante la mano de Orbelín Pineda que no puso en aprietos a Michel y sobre el final del primer lapso Dinho tuvo una jugada de cabeza, pero remató sin fuerza.

Para el segundo lapso el Querétaro sorprendió al Rebaño y George Corral perdonaba una clarísima ante Luis Michel, pero el empate permanecía en el marcador.

El segundo tiempo se hizo pesado, lento, sordo.

Sólo se abriría con una genialidad o un error. Ningún equipo cometió fallas en el complemento y solamente una inspiración podía inclinar la balanza y al 90 llegó el hombre iluminado, el que se animó, el que cambió el rumbo.

El Mono Osuna le pegó con fe y la colgó al ángulo de Luis Ernesto Michel y dejó en el terreno de juego a Chivas. El gol que mata fue sobre la hora, pero también valen, también cuentan y el descenso está que arde.

JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ