AP
2 de febrero de 2016 / 09:42 a.m.

EU.- El senador de Texas Ted Cruz, un combativo conservador aborrecido por los líderes de su propio partido, fue el vencedor el lunes en los caucus del partido republicano en Iowa, superando al millonario Donald Trump y al senador de Florida Marco Rubio, que consiguió un resultado mejor al esperado.

Entre los demócratas, Bernie Sanders aprovechó el entusiasmo de los votantes para alcanzar un empate virtual con Hillary Clinton, considerada durante mucho tiempo la favorita del partido.

La victoria de Cruz sobre Trump fue una consecuencia de su enorme campaña en Iowa y de los meses que ha pasado seduciendo a los influyentes líderes evangélicos y conservadores del estado.

"Iowa ha enviado un mensaje de que el candidato republicano y el próximo presidente de los Estados Unidos no lo elegirán los medios, no lo elegirá la clase dirigente de Washington", dijo Cruz.

Sus declaraciones tuvieron un eco en Sanders, subrayando hasta qué punto la frustración de los votantes con el sistema político ha cruzado las fronteras entre partidos para la campaña de 2016.

"Es demasiado tarde para la política tradicional y la economía tradicional", dijo Sanders, que declaró la carrera demócrata como un "empate virtual".

En su propio acto de campaña, Clinton subió al escenario y dijo haber "exhalado un gran suspiro de alivio", pero que la pugna demócrata era demasiado ajustada como para conocer aún al vencedor. Consciente de que incluso una pequeña victoria sobre Sanders reforzaría las dudas sobre su candidatura, pronosticó una larga campaña por llegar.

Ted
"El candidato republicano y el próximo presidente de los Estados Unidos no lo elegirán los medios, no lo elegirá la clase dirigente de Washington", dijo Ted | AP

"Es poco habitual que tengamos la oportunidad que tenemos ahora, de tener una auténtica carrera de ideas, de pensar de verdad qué representa el Partido Demócrata y cómo queremos que se vea el futuro de nuestro país", dijo Clinton.

Trump ha sacudido el Partido Republicano quizá más que ningún otro candidato, pero no logró convertir su legión de seguidores en una victoria en Iowa.

Se mostró humilde en la derrota, diciendo que se sentía "honrado" por el apoyo de los votantes. Y prometió seguir peleando para obtener la candidatura republicana.

"Seguiremos para ganar con facilidad a Hillary o Bernie o a quién diablos nos lancen", dijo Trump ante los vítores de sus seguidores.