REDACCIÓN
21 de febrero de 2015 / 04:33 p.m.

El buen ambiente del Real Madrid se mostró en un entrenamiento.

La prueba está en el resbalón de Gareth Bale. Y es que el galés quiso controlar un balón, sin embargo no pudo y cayó. Sus compañeros no duraron en reírse.