30 de enero de 2013 / 02:03 p.m.

A unos días de que se den a conocer los resultados de la auditoría que se realizó a las finanzas de Acapulco, Guerrero, el presidente municipal Luis Walton reveló que se detectaron pagos exorbitantes a trabajadores de confianza hasta por 17 millones de pesos en solo un mes.

Lo anterior, precisó, ocurrió en los últimos meses de la presidencia municipal de Manuel Añorve, ahora diputado federal del PRI, por lo que se dará aviso a las autoridades correspondientes para que se determine si hay algún delito que perseguir.

En entrevista con MILENIO, se le hizo ver al alcalde que el acapulqueño de a pie ahora lo señala como “la llorona”: “"Sí, sí me ando quejando, y si no lo hago, en dos o tres meses voy a ser el responsable"”.

—Los acapulqueños dicen que tienen un alcalde rico y un puerto pobre.

—Si me comparan con Slim, Azcárraga o Hank no soy rico…

—¿Si fuera con cualquier acapulqueño?

—¡Bueno, sí! La vida me ha sonreído, he tenido éxito en mis negocios, no solo en mis gasolineras, también en inmuebles, que son muy importantes, y me alcanza bien.

Por eso Walton decidió donar su salario, de 96 mil pesos al mes, para los niños más necesitados del puerto.

La entrevista con el alcalde de Acapulco se realizó en una de las dos sedes con que cuenta el ayuntamiento, donde se realizan obras para modernizar el Salón de Cabildos, razón por la cual los habitantes del puerto expresan su molestia, ya que consideran contradictorio denunciar que se está en quiebra, y por otro lado se realicen gastos “superfluos”.

"“No hay dinero para quién. Para los trabajadores… pero para ellos que están adentro sí; están remodelando las instalaciones y contratando mucha gente, y dice el alcalde que no hay dinero”", reclama la ciudadana Virginia Ramírez, quien hace fila para pagar su predial en la ventanilla del ayuntamiento.

A ella la secunda otras mujeres que están en la fila, a lo que Walton responde: "“Estoy convencido de que los regidores deben tener un espacio, un salón digno; no he visto en otros ayuntamientos que los baños estén a la entrada, por eso estamos corrigiendo esta situación”".

Y justifica: “"Tenemos que dar una buena presentación a quienes nos visitan, porque no son cualquier persona, aquí llegan embajadores, cónsules y personalidades de otras naciones. Por eso la casa debe estar presentable, además es una inversión que no va a costar más de 2 millones 500 mil pesos…”"

Pero el desembolso para costear la obra habría dejado sin cena de Navidad a decenas de mujeres divorciadas como Anahí Jiménez, Sandra Librado, Virginia Ramírez, Ruth Salgado, entre muchas otras, que no recibieron su pensión alimenticia sino hasta mediados de este mes.

"“No hubo Navidad porque no hubo pago; estuvimos aquí en el ayuntamiento durmiendo para ver si el alcalde liberaba nuestro dinero, y nada; así nos lo pasamos el 24 y el 31 de diciembre, y ellos muy chistosos poniéndole su aire acondicionado y piso de mármol al salón de cabildo”", manifestó Librado.

"“Es una deuda catastrófica"", reitera Luis Walton.

"“Nos dejaron una deuda de más de 2 mil 500 millones de pesos. La administración pasada (de Añorve) adeuda mil 500 millones con un déficit de 300 millones de pesos, cuando la administración que le antecedió era solo de 560 millones”". Una de las medidas inmediatas fue despedir a por lo menos 400 de 8 mil empleados.

"“Eso es muy lamentable para cualquier persona, pero el ayuntamiento no puede seguir así. Quitar personas cuesta votos y estoy dispuesto a hacerlo para que el municipio salga adelante"”, promete el alcalde.

Por otra parte, ayer dijo que no busca enfrentamientos con el presidente Enrique Peña Nieto ni el titular de Hacienda, Luis Videgaray, "“en años pasados rescataron bancos y carreteras, ¿por qué ahora no lo hacen con municipios?"”.

— REPORTAJE POR RODOLFO MONTES/ENVIADO