16 de julio de 2013 / 01:50 p.m.

Aprueba el instituto sancionar a los partidos con casi 342 mdp por anomalías; uno de cada ocho candidatos rebasó topes de gastos.

México • Luego de reconocer que el modelo fiscalizador resultó insuficiente e insatisfactorio, el Instituto Federal Electoral (IFE) aprobó sancionar a los partidos con 341 millones 877 mil 56 pesos por irregularidades en las campañas electorales de 2012. 

Con el voto en contra del consejero Alfredo Figueroa, el Consejo General del IFE avaló el proyecto modificado de la Unidad de Fiscalización, en el que se reportó un gasto total de 2 mil 572 millones de pesos en las mil 605 campañas; sin embargo, los consejeros coincidieron en la necesidad de reformar las leyes para dar mayor certeza y equidad en la contienda.

Durante la sesión extraordinaria, el consejero presidente, Leonardo Valdés, aseguró que este proceso electoral demostró que las campañas siguen siendo una carga excesiva para la sociedad, ya que durante los 90 días los partidos y coaliciones realizaron en promedio un gasto diario de 28.6 millones de pesos.

“Reconozco que el actual modelo de fiscalización es el más avanzado que hemos podido diseñar los mexicanos. Pero obviamente es todavía insuficiente ante el nivel de intensidad de nuestras contiendas electorales y para responder al clamor social de mayor rendición de cuentas”, puntualizó.

Agregó que durante el proceso electoral 20011-2012, el gasto total de las campañas superó 53% el financiamiento otorgado por la autoridad, mientras que uno de cada ocho candidatos superó los límites establecidos por la ley, lo que se refleja en que el 40 por ciento de nuestros diputados de mayoría relativa rebasaron los topes de gastos.

Sin embargo, PRD, PT, Movimiento Ciudadano y PAN aseguraron que el área a cargo de Alfredo Cristalinas empleó criterios discrecionales en beneficio de la coalición Compromiso por México y en especial de su entonces candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, privilegiando el rebase en las campañas de diputados y senadores.

“El mensaje y la conclusión de la fiscalización ahora tienen que ver con dos premisas: La primera es no reportar para evadir. La segunda es diluir para eludir los topes de gastos de campaña”, puntualizó el representante del PAN ante el IFE, Rogelio Carbajal.

En su oportunidad el representante del PRD, Camerino Márquez, acusó a la Unidad de Fiscalización de utilizar el prorrateo en beneficio del Presidente y con ello evitar que se garantice la equidad y legalidad de las contiendas electorales.

Ante las acusaciones, la consejera María Marván aclaró que son los partidos los responsables de la contabilidad y de las infracciones, así como de pagar las sanciones que se generen, aunque reconoció que el propio reglamento de fiscalización abre la puerta para “burlar” la rendición de cuentas y la equidad de la contienda.

“Si se le imputa a muchos candidatos o a uno solo, es una mera ficción contable que las reglas permiten, fueron los propios partidos los que decidieron contabilizar uno o 40 por ciento de sus gastos a su candidato presidencial, lo hicieron ex post cuando el primero había ganado y el segundo había perdido”, señaló.

En este sentido, el consejero Francisco Guerrero cuestionó a los partidos sobre la necesidad de una modificación legislativa que implique una responsabilidad directa a los candidatos que incurren en rebase a los topes establecidos con la ley.

Tras más de seis horas de discusión los representantes de PAN y PRD aseguraron que impugnarían ante el Tribunal Electoral la resolución del Consejo General.

Claves

Irregularidades

- En el proceso electoral 2011-2012 se detectó la mayor cantidad de gasto no reportado, así como de espectaculares no reportados de la historia.

- En total 195 campañas rebasaron los topes que establece la ley, siendo Nueva Alianza el único partido que no presentó rebases.

- Compromiso por México y sus candidatos de cada partido gastaron 63 por ciento más que Movimiento Progresista.

CAROLINA RIVERA