19 de febrero de 2013 / 12:53 a.m.

Ciudad de México • El Senado afirmó que la proliferación de grupos armados en el país genera una seria preocupación porque implica que hay una crisis de gobernabilidad, por lo que habrá de tomar cartas en el asunto y llamar la atención a gobernadores y a la federación para que resuelvan esos problemas, sin considerar por ello la desaparición de poderes.

Así lo señalaron el presidente del Senado, el panista Ernesto Cordero; el presidente de la Junta de Coordinación Política, el priista Emilio Gamboa, y el coordinador perredista, Miguel Barbosa, al manifestarse en contra de la existencia de esos grupos.

El presidente del Senado, Cordero Arroyo, manifestó que “sí es algo verdaderamente preocupante. A nosotros nos tiene muy preocupados, no lo vemos a la ligera el que existan grupos armados encapuchados que nos digan que están ejerciendo justicia con su propia mano y bajo sus propias reglas, pues ciertamente es una crisis de gobernabilidad en estos lugares, en estos municipios, en estos estados”.

El líder panista en el Senado sostuvo que es inadmisible que un gobernador electo democrática y constitucionalmente, pretenda avalar y minimizar la presencia de los grupos armados en municipios en distintos estados de nuestro país.

“Creo que hay que resolver ese problema y otra vez volvemos al mismo tema de por qué la presencia de estos grupos armados. Creo que merece una discusión muy a fondo, pero claramente lo que nos está mostrando es una ausencia total de las fuerzas policiacas estatales y municipales que son los encargados de proteger a la sociedad y sus familias, por eso la decisión de apoyarse en la Policía Federal y en las Fuerzas Armadas para preservar la paz y el orden en estos municipios, donde no existen fuerzas policiacas ni municipales, ni estatales”.

En opinión de Cordero, los gobernadores deberían de aplicarse verdaderamente a construir esta fuerza policíaca que proteja a las familias y les dé seguridad y tranquilidad en sus casas.

En tanto, Gamboa Patrón coincidió en que esta presencia genera preocupación, porque se observa como ingobernabilidad.

Subrayó que la primera obligación del Estado Mexicano es dar seguridad a los mexicanos y el que salgan encapuchados a darse protección a sí mismos contra el crimen organizado, “creo que debe ser una función, sin duda alguna, de la Federación, de los gobiernos estatales y municipales que dan una apariencia de posible ingobernabilidad que tenemos que cuidar mucho”.

Ponderó que en el PRI lo ven con enorme preocupación, “creo que se tienen que tomar cartas sobre el asunto”.

Confió que en la Conago se haya tocado ese tema, al insistir en que los senadores deberán estar pendientes para llamar la atención a las autoridades federales, estatales y municipales, a fin de que le den solución pronta y expedita a ese problema que lastima mucho a los mexicanos.

Respecto a si se requiere desaparecer poderes ante el clima de ingobernabilidad en esos territorios, Gamboa dijo que hay que darles oportunidad a los gobernadores, porque ahorita sería hablar muy a la ligera sobre la problemática que está pasando.

“Podemos, sin duda alguna, trabajar con los señores gobernadores, con los presidentes municipales para garantizar el pacto federal, pero ahorita hablar de un desconocimiento a las autoridades, parece mucho muy peligroso. Hay que darles la oportunidad”.

En su oportunidad, el coordinador del PRD, Miguel Barbosa, consideró que quienes están planteando el apoyo a ellas, “yo he dicho que es un acto de demagogia política”.

Sostuvo que la autoridad está llamada a preservar el orden público mediante el cumplimiento de la Ley, la ciudadanía o la sociedad lo que reclama es que se le garantice el orden público y la paz social necesaria, pues “esa es una obligación del Estado, lo otro es una deformación”.

ANGÉLICA MERCADO