NOTIMEX
12 de junio de 2016 / 03:19 p.m.

Miami.- El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró hoy el estado de emergencia en el Condado de Orange, que incluye a Orlando, tras el peor ataque en la historia de Estados Unidos con un saldo de 50 muertos y 53 heridos, que la policía investiga como un posible atentado terrorista.

“Este es claramente un acto de terror”, dijo en rueda de prensa Scott, al señalar que con la declaratoria están disponibles todos los recursos estatales para una plan de respuesta ante la emergencia.

“Es devastador ver cuanta gente murió... nadie quisiera que esto pase en ningún lugar del mundo”, expresó el gobernador al señalar que “no puedo imaginar el dolor de las familias que no saben lo que pasó con sus familiares”.

Hasta el momento se conoce que el ataque fue perpetrado por Saddiqui Mateen, de 27 años de edad y de origen afgano, quien era oriundo de la ciudad de Port St. Lucie, Florida, a unos 150 kilómetros de Orlando.

La masacre se produjo al filo de las 02:00 horas locales (según mensajes posteados en redes sociales sobre el ataque) en el centro nocturno “Pulso”, descrito en su página web como “El bar homosexual más caliente” de Orlando, ubicado en el número 1912 de la Avenida Naranja Sur, cerca de la Calle Kaley.

Un testigo citado por la televisión local dijo que vio a una persona con un rifle de asalto y disparando en forma indiscriminada en el interior del club.

La policía señaló que el atacante tenía un rifle de asalto, una pistola y algún tipo de dispositivo atado alrededor de su cuerpo.

El jefe de policía de Orlando, John Mina, dijo que un oficial que trabajaba tiempo extra en el club escuchó los informes de disparos y se involucró con el atacante, el cual volvió a entrar en el club y tomó rehenes.

Unas tres horas más tarde, Mina dijo que se tomó la decisión de rescatar a los rehenes, y el atacante murió en un tiroteo con la policía.

Con base en los primeros indicios, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) puso en marcha la averiguación del tiroteo al interior del centro nocturno como si se tratara de un acto terrorista.

El agente a cargo de la oficina del FBI en Orlando, Dabby Banks, señaló que uno de los ángulos de la investigación busca confirmar si el atacante, que fue abatido por la policía, tenía algún tipo de conexión con un grupo radical islámico o si se actuó por su cuenta.

El representante demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, señaló haber sido informado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre la inclinación de Saddiqui con el grupo terrorista Estados Islámico (EI).


El presidente Barack Obama fue informado de la masacre y ofreció ayuda federal en la investigación del incidente. El mandatario tenía planeado dirigirse al país durante la tarde.

“Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias y seres queridos de las víctimas”, señaló un comunicado emitido esta mañana por el gobierno de Obama que calificó el atentado como “un ataque atroz”.