Notimex
3 de octubre de 2013 / 10:49 p.m.

Acapulco.- El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que en el proceso de reconstrucción nacional de las zonas afectadas por las lluvias no se bajará la guardia ni se perderá el ritmo acelerado, y adelantó que será a finales de octubre cuando se dé a conocer el censo de los daños ocasionados en el país por Ingrid y Manuel.

Luego de una reunión de evaluación de daños en este puerto, el jefe del Ejecutivo ofreció que personalmente estará verificando y haciendo un recorrido, "un auténtico peregrinar por distintas partes del estado de Guerrero y de otras entidades afectadas".

Ello para asegurarse de que las instrucciones que ha girado para este proceso de reconstrucción nacional realmente se estén materializando y la ayuda esté llegando a los lugares y las personas que más lo necesitan.

Peña Nieto también adelantó que será el 21 de octubre cuando esté listo el censo y un diagnóstico al 100 por ciento de los daños en el estado de Guerrero, y para finales de este mismo mes una cuantificación precisa de todos los daños a nivel nacional, con base a las declaratorias de desastres que se emitieron en otras entidades.

Acompañado por los secretarios de la Defensa Nacional, de la Marina, de Desarrollo Social, y del director general de la Conagua y el gobernador de Guerrero, Peña Nieto reiteró que verificará personalmente que todos los apoyos y todo el proceso de reconstrucción se lleve a cabo.

"Me valdré de la propia información que las dependencias me estén otorgando y otros mecanismos como los propios consejos de reconstrucción que se están conformando para poder asegurar que estamos logrando realmente esta reconstrucción".

El primer mandatario dijo que no permitirá, que queden en el abandono las comunidades más apartadas, más aisladas, que fueron afectadas por las lluvias.

Por ello, indicó, se tiene que asegurar que la ayuda y las instrucciones que se han girado a todas las dependencias del Gobierno de la República lleguen a las comunidades más apartadas y recónditas de la geografía de cada una de las entidades que resultaron afectadas.

Enrique Peña Nieto dijo que "lo más importante es reconocer que estamos ya en la fase de reconstrucción nacional, en la fase de reconstrucción de toda la infraestructura dañada, de apoyo a las viviendas afectadas".

El ejecutivo federal instruyó también a la Secretaría de Gobernación a que acelere el proceso de censo que se ha realizado, el cual -dijo- hoy se estima que está muy cercano al 85 o 90 por ciento de las afectaciones que se tuvieron.

Agregó que también ha ordenado mantener el apoyo aéreo a través de un mayor número de helicópteros, para integrar brigadas de la Secretaría de Gobernación que permitan tener información más precisa de las comunidades apartadas y así cuantificar los daños que se tienen en esas zonas.

En las instalaciones de la Octava Zona Naval Militar, el presidente de la República sostuvo que en Acapulco, "es otro el panorama que se tiene en comparación con el de hace 15 días", y que incluso el puerto ya está en condiciones óptimas para recibir al turismo nacional y extranjero.

Insistió en que el ritmo que su gobierno le imprimirá a la reconstrucción será tan acelerado, oportuno y eficaz como "queremos que lo más pronto posible las familias que resultaron damnificadas y la infraestructura dañada vuelva estar en condiciones de normalidad y plenamente operativas".