AP
23 de mayo de 2016 / 11:27 a.m.

Río de Janeiro.- El nuevo gobierno brasileño del presidente interino Michel Temer enfrenta su primera crisis tras las revelaciones publicadas hoy por la prensa de que uno de sus ministros más influyentes, Romero Jucá, titular de la cartera de Planificación, habría actuado para frenar investigaciones sobre corrupción.

Jucá, uno de los articuladores con la oposición del juicio político a Dilma Rousseff, habría sido grabado mientras hablaba con un investigado de la Operación Lava Jato sobre los desvíos en Petrobras y evocaba la necesidad de “limitar” las investigaciones.

En los diálogos revelados este lunes por el diario “Folha de Sao Paulo”, Jucá evoca con el ex senador Sergio Machado –investigado en la Lava Jato- la necesidad de “frenar la sangría” que representa para la élite política las investigaciones de la policía derivadas de la trama Petrobras.

Las grabaciones, en las que Jucá incluso evoca la implicación del líder de la oposición, Aécio Neves, en eventuales tramas de compra de votos, así como diálogos con magistrados de la Suprema Corte, se produjeron en marzo, semanas antes de que la Cámara Baja votara el inicio del proceso de juicio político contra Rousseff.

Jucá, investigado ya por su eventual implicación en la recepción de propinas procedentes de empresas suministradoras de servicios y bienes a Petrobras, dijo este lunes en una rueda de prensa que no piensa dimitir y aseguró estar “muy tranquilo”.

“No tengo relación con las cuestiones con las que me relacionan”, dijo Jucá, que aseguró que, contrariamente a lo revelado en los diálogos, “apoya la Lava Jato”.

Sin embargo, partidos aliados del presidente interino Michel Temer pidieron ya la dimisión del ministro, uno de los más influyentes del nuevo gabinete, por ser Jucá uno de los hombres más próximos al jefe de Estado en funciones.

Además de haber coordinado con Temer toda su estrategia de Gobierno las vísperas de que Rousseff fuera apartada del poder, Jucá también es presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), formación del presidente en funciones.