AP
14 de diciembre de 2015 / 03:23 p.m.

Washington.- El presidente Barack Obama aseguró el lunes que la Coalición Internacional está avanzando en su lucha contra el grupo Estado Islámico en Irak y Siria, informando al público sobre la campaña bélica e intentando calmar los temores sobre la amenaza del terrorismo.

"Estamos golpeando al EI más duro que nunca", dijo el mandatario. Aseguró que los bombardeos están aumentando y que la coalición ha eliminado a varios dirigentes de la agrupación terrorista "uno por uno".

"Lo importante es que los cabecillas del EI no tienen donde esconderse y nuestro mensaje a ellos es simple: 'Ahora vamos por ustedes''', dijo Obama.

La agresiva retórica se dio después de que el presidente se reunió con sus asesores de seguridad nacional en el Pentágono, parte de una serie de eventos que tendrá esta semana para explicar su estrategia antiterrorista.

Obama también tiene programada una reunión en el Comando Nacional Antiterrorista en pocos días.

La campaña mediática, una semana antes de las navidades, surge en momentos de temor entre la población después de la masacre de San Bernardino, California y los ataques terroristas de París del mes pasado. .

Las autoridades insisten en que no hay amenazas específicas ni confirmadas contra Estados Unidos, pero la aparente falta de prevención ante la masacre de San Bernardino ha sembrado dudas sobre si Washington está preparado para enfrentar un ataque futuro, especialmente en épocas álgidas como el fin de año.

Tras una serie de reveses, Estados Unidos y sus aliados aseguran que han avanzado, arrebatándole territorio al EI y eliminando algunos de sus cabecillas en Siria e Irak. Las fuerzas armadas dicen que cientos de bombardeos lanzados en días recientes han debilitado al EI en Ramadi, en el oeste de Irak, que fue capturada por los terroristas islámicos en mayo.

Pero el progreso tanto en Ramadi como en otros sitios ha sido lento, lo que ha despertado exhortaciones tanto dentro como fuera de Estados Unidos de que se tomen acciones más enérgicas.

Obama ha autorizado el envío de unidades pequeñas de fuerzas especiales a Irak y Siria, pero ha insistido en que no enviará una fuerza mayor.

Las fuerzas especiales en Siria, dijo Obama, están ayudando a milicias locales a cortarle los suministros al EI y están amenazando a Raqqa, la ciudad que el grupo islamista considera la "capital" de su "califato".

El jueves, en el Comando Nacional Antiterrorista, que analiza contenidos de espionaje en sus instalaciones en un suburbio de Virginia, Obama hablará ante reporteros tras reunirse con sus asesores de inteligencia y seguridad.