27 de enero de 2013 / 09:50 p.m.

La Cooperativa Veta de Plata dijo que el líder minero intenta apoderarse del sindicato para tener su dominio absoluto y poder seguir chantajeando al gobierno y a las empresas a cambio de impunidad.

Ciudad de México • Napoleón Gómez Urrutia es acusado de apoderarse del Sindicato Minero al utilizar su “cacicazgo” en el sindicato minero para que lo nombren presidente vitalicio por el temor de pisar la cárcel, denunció Martín Perales Lozano, secretario de Organización y Propaganda de la Cooperativa Veta de Plata.

La Cooperativa Veta de Plata señala al líder de apoderarse del gremio para tener su dominio absoluto y poder seguir chantajeando al gobierno y a las empresas del sector a cambio de impunidad.

Mediante un comunicado señalan que Urrutia “realizó la más significativa y profunda manipulación estatutaria en la historia de la organización gremial, al introducir la figura de Presidente vitalicio, que agrega a la Secretaria General en favor de su persona”.

“Al más puro estilo autoritario al que nos tiene acostumbrados el sindicalismo corporativo, para seguir burlándose de los trabajadores mineros que le reclaman los 55 millones de dólares del fideicomiso minero que les pertenece”

Al ser Urrutia, Presidente vitalicio y Secretario General al mismo tiempo, le otorga absoluto e indiscutible poder para controlar los recursos económicos de los trabajadores y hacer y deshacer gracias a que cuenta con el derecho de veto y de voto, aseguran los trabajadores afectados.

A su vez Perales Lozano asegura que dicha acción es a cauda de "La desmedida ambición de poder y el miedo a ser extraditado a México a enfrentar a la justicia mexicana para que responda por el desvío millonario en contra de casi 10 mil trabajadores mineros”

El modificado artículo 23 Bis señala que “el presidente, o sea él, tiene las más amplias facultades de representación del sindicato que lo habilitan para hacer las alianzas con organizaciones nacionales y extranjeras, así como representar en todo acto al Sindicato Minero", afirma el líder cooperativista.

“También cuenta con poderes extraordinarios para el control de la administración y bienes del Sindicato Minero, de tal manera exige a las secciones sindicales locales que le envíen en sobre cerrado y lacrado las combinaciones de las cajas fuertes donde resguardan los valores patrimoniales de la organización sindical, es decir, las cuotas de los trabajadores, en respuesta al mandato de que el Presidente conocerá y decidirá todas las acciones y decisiones referentes a la administración general del Sindicato".

Aseguran que “sus afanes autoritarios lo llevan a estar preparado para perfilarse a cualquier puesto de elección popular, al cual, por estatuto, el presidente (él y solo él ) tiene derecho. Ningún otro funcionario sindical”.

Martín Perales Lozano comenta que al dirigente minero se le escapó cambiar algunos artículos, ya que no podrá cumplir, como no ha cumplido en siete años, con la Fracción octava del artículo 47 que obliga al Secretario General (él) a "concurrir y presidir todas las sesiones ordinarias y extraordinarias que celebre el Comité Ejecutivo nacional legalizando con sus firmas las actas respectivas".

ELIA CASTILLO