ap
3 de octubre de 2016 / 03:47 p.m.

DRESDE.- Cientos de manifestantes de ultraderecha gritaron insultos a la canciller Angela Merkel cuando los gobernantes de Alemania se congregaron en la ciudad oriental de Dresde para festejar el 26to aniversario de la reunificación del país.

Gritos de "Merkel debe irse" y "traidora" recibieron a la canciller cuando salió de la iglesia Frauenkirche tras un oficio ecuménico. Merkel ha recibido críticas duras por su política de recibir a los refugiados, y Dresde es uno de los centros de esos ataques.

A pesar de la atmósfera tensa, la canciller exhortó a los alemanes a disfrutar del día de la unificación, un feriado nacional, y sentir agradecimiento por los logros de los últimos 26 años.

"Para mí personalmente, pero también para mucha gente en Alemania, éste sigue siendo un día de júbilo, un día de agradecimiento", dijo Merkel, que creció en la Alemania Oriental comunista.

La canciller reconoció que hay "nuevas tareas, nuevos problemas" en el país, a los cuales los alemanes deben responder "con respeto mutuo y aceptación de posiciones políticas muy diferentes, y que también encontremos buenas soluciones".

La sociedad alemana está polarizada por el ingreso de 890.000 solicitantes de asilo el año pasado. Aunque este año fueron menos —unos 210.000 a la fecha__, los partidos de extrema derecha han pedido poner un límite.

Merkel se ha negado reiteradamente a limitar el número de los buscadores de asilo que entran a Alemania. Ante la fuerte oposición a su política migratoria, recientemente declaró prioritario que los migrantes a los que no se concede asilo en Alemania deben ser devueltos rápidamente a sus países de origen.

Los festejos en Dresde se realizaron en medio de medidas estrictas de seguridad tras la explosión de dos artefactos de fabricación casera frente a una mezquita y un centro de conferencia en la ciudad la semana pasada y un ataque incendiario que destruyó tres autos policiales el domingo.

Dresde, capital del estado de Sajonia, es la sede del grupo antiislámico Europeos Patriotas contra la Islamización de Occidente. Conocido por la sigla alemana PEGIDA, se ha convertido en un imán para la derecha antiinmigrante europea.