29 de enero de 2015 / 02:00 a.m.

El ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra Rob Gronkowski está viviendo el Súper Tazón XLIX de forma muy diferente a comparación de tres años cuando estaban enfrentando a los Gigantes de Nueva York.

En aquel entonces, Gronkowski estaba padeciendo de un esguince en el tobillo que sufrió durante el Campeonato de la Conferencia Americana. En la semana previo al Super Bowl XLVI estaba caminando con una bota especializada para proteger su pie y en cada sesión con la prensa se la pasó contestando la pregunta si iba a poder jugar ante Nueva York.

Ahora la situación es diferente y como Gronkowski describió a MMDEPORTES en conferencia prensa, está disfrutando mucho más su experiencia en el Súper Tazón.

"Es mucho mejor. Me acuerdo hace unos años estando aquí, teniendo que responder a cada pregunta sobre mi tobillo. Cada cuatro segundos alguien me preguntaba por mi tobillo. Es genial venir aquí y solamente relajarte y solamente preocuparte por los Halcones Marinos de Seattle, por el entrenamiento y solamente ver lo que tengo que hacer, entonces es un gran sentimento. Es increíble".

En las últimas dos campañas, Gronkowski se ha perdido partidos por fractura de antebrazo, de pierna, de espalda y fue un tiempo complicado.

"Todas (las lesiones) son lo peor. Nunca quieres estar lesionado, no hay duda. Siempre quieres estar afuera en el campo con tus compañeros. Me gusta hablar sobre los Halcones Marinos también. Las lesiones están en el pasado".

Para Gronkowski está fue una gran campaña al ser el líder receptor de los Patriotas con 82 atrapadas para 1124 yardas con 12 touchdowns y será el gran responsable para tratar de vencer a la defensiva de Seattle que ha sido la número uno de la NFL durante los últimos tres años.

"Tienen a muchos grandes jugadores a la defensiva, son físicos, muy rápidos, y siempre están bien preparados", aseguró Gronkowski.

Es una oportunidad de oro la que tiene Rob el domingo contra Seattle para ganar su primer Súper Tazón.

JOSÉ MANUEL VILLALVA