30 de junio de 2013 / 06:23 p.m.

 Ciudad de México • El coordinador de los diputados federales del PRD, Silvano Aureoles, calificó de grosera la intervención de los gobernadores en los procesos electorales locales y exigió respeto a la legalidad en los 14 estados que el próximo 7 de julio irán a las urnas.

Llamó asimismo a evitar un clima de violencia y hostigamiento hacia los candidatos y equipos de campaña.

Aureoles sostuvo que mientras el presidente Enrique Peña Nieto exalta en el extranjero las bondades del Pacto por México, al interior de la República los gobernadores actúan en desacato y con descaro a favor de sus candidatos, incluso intimidando y generando un clima de polarización.

“Piensan los gobernantes y presidentes municipales que hacer un buen gobierno es ganar elecciones a como dé lugar y decir ‘gané todo’, como si eso fuera expresión de gobiernos eficientes y de gobiernos que entregan resultados a la población”, puntualizó.

Consideró por ello grosera la intervención de los mandatarios locales en las elecciones, debido a esa desesperación de llevarse “carro completo” o ganar municipios y la totalidad de los integrantes de los congresos.

En un comunicado de prensa, el legislador michoacano dijo que los gobernadores del PRI son auténticos jefes de partido en sus estados, sin importarles que con dichas acciones pongan en riesgo “lo más por lo menos”.

El líder parlamentario del PRD convocó así a las diversas fuerzas políticas del país a culminar la reforma electoral “para que haya sanciones más estrictas y castigo, incluso la pérdida del registro, al partido que gane elecciones comprando votos o rebasando los topes de campaña”.

Instó, además, a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales a investigar de manera expedita las denuncias presentadas por diversos delitos perpetrados durante las campañas de este año.

Demandó igualmente al Instituto Federal Electoral vigilar estrechamente los procesos electorales en 14 entidades federativas.

 — FERNANDO DAMIÁN