AP
1 de julio de 2016 / 03:50 p.m.

Bangladesh.- Un grupo de hasta nueve hombres armados atacó la noche del viernes un restaurante frecuentado por extranjeros en una zona diplomática de la capital de Bangladesh, donde tomaron rehenes e intercambiaron disparos con las fuerzas de seguridad, informaron las autoridades y un testigo.

Dos agentes del orden murieron en los hechos, dijo la policía.

Otros 25 oficiales y un civil estaban siendo atendidos por sus lesiones, dijeron autoridades hospitalarias. Diez de los heridos están en condición crítica.

El director de las fuerzas de élite contra la delincuencia dijo a la prensa que sus hombres trabajaban para salvar las vidas de las personas secuestradas en el interior del restaurante Holey Artisan Bakery. Se cree que hay algunos extranjeros entre los rehenes.

"Algunos jóvenes descarrilados entraron en el restaurante y pusieron en marcha el ataque", dijo Ahmed Benazir.

"Hemos hablado con algunas de las personas que huyeron del restaurante después del ataque. Queremos resolver esto pacíficamente. Estamos tratando de hablar con los atacantes, queremos saber de ellos qué es lo que quieren".

Un enorme grupo de guardias de seguridad acordonó la zona del restaurante e intercambió disparos con los atacantes, que también detonaron explosivos.

Los atacantes entraron en el negocio, ubicado en el área de Gulshan, en Daca, alrededor de las 9:20 de la noche del viernes, y tomaron como rehenes a comensales y empleados, reportaron las televisoras locales. Los reportes informaron que de inmediato se desconocía la identidad de los atacantes.

"Algunos de los nuestros han resultado heridos. Nuestra mayor prioridad es salvar las vidas de las personas atrapadas en el interior", dijo Ahmed. No quiso decir cuántas personas quedaron atrapadas en el interior.

Al menos 35 personas, entre ellas 20 extranjeros, seguían atrapadas en el restaurante, de acuerdo con un empleado de la cocina, Sumon Reza, que era de más de 10 personas que lograron huir por el techo.

Bangladesh, una nación de mayoría musulmana tradicionalmente moderada, ha visto recientemente un aumento de la violencia extremista. Casi dos decenas de escritores o editores ateos, miembros de minorías religiosas, activistas sociales y cooperantes extranjeros han sido asesinados desde 2013.

La frecuencia de los ataques ha aumentado en los últimos meses. El viernes, un trabajador de un templo hindú fue muerto a machetazos en el suroeste del país.