AP
23 de marzo de 2017 / 12:35 p.m.

LONDRES.- En Westminster se guardó un minuto de silencio por las víctimas del atentado terrorista ocurrido el miércoles.

May ofreció un discurso desafiante en el que dijo "no tenemos miedo (...) Ayer un acto de terrorismo intentó silenciar nuestra democracia, pero hoy nos reunimos con normalidad".

La agresión fue "un ataque contra la gente libre de todo el mundo" y la mejor respuesta al terrorismo son "millones de actos cotidianos".

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, pidió a los londinenses que asistan a una vigilia con velas en la Plaza de Trafalgar el jueves por la noche en solidaridad con las víctimas y sus familias y para mostrar la unidad de la capital británica.

Khan recordó a Keith Palmer, el policía de 48 fallecido en el ataque: "Estaba haciendo el trabajo que amaba y protegiendo nuestra ciudad, protegiendo al Parlamento, protegiendo a los londinenses, desarmado, y murió en acto de servicio. Y yo le rindo homenaje".

Según el regidor, las "13 ocasiones en los tres o cuatro últimos años que fueron intentos de aterrorizarnos, de matar y mutilar, fueron frustradas".

Antes de la conferencia de prensa de Rowley, medios británicos reportaron que la policía armada registró una vivienda en Birmingham. La Press Association informó el jueves que la operación estaba ligada al ataque, según declaraciones de un testigo no identificado. De acuerdo con su relato, los agentes registraron un departamento y detuvieron a tres hombres. La policía de West Midlands, donde está Birmingham, derive las preguntas sobre la operación a la Policía Metropolitana de Londres.

El miércoles, la primera ministra británica, Theresa May, calificó el asalto de "ataque terrorista enfermizo y depravado".

La policía dijo que investiga los ataques como un atentado terrorista. De momento nadie se ha atribuido su autoría.

El nivel de amenaza de terrorismo internacional en Gran Bretaña ya era alto, lo que significa que un ataque era "altamente probable".

La capital inglesa ha sido blanco de ataques terroristas varias veces en las últimas décadas. El pasado fin de semana, cientos de policías armados participaron en un simulacro de ataque terrorista en el río Támesis.