3 de junio de 2014 / 11:14 p.m.

Fort Worth, Texas. — Tres mujeres fueron halladas muertas en una casa de un vecindario de clase trabajadora de población mexicano-estadounidense en los límites de la ciudad de Fort Worth, dijeron familiares de las víctimas.

La policía encontró varios cadáveres aproximadamente a las 8 de la mañana del martes, señaló el sargento de policía de Fort Worth Raymond Bush, quien se negó a proporcionar más detalles.

No se ha anunciado ningún arresto, y los investigadores no han dicho cómo murieron las mujeres o si se conoce el motivo. Los familiares dijeron que los cadáveres estaban degollados.

Las víctimas fueron Cynthia Serrano, de 48 años; su hija mayor April Serrano, de 21 años, y su hermana Cathy de León, de 35 años, dijo el sobrino de dos de las mujeres.

Angel Bueno sollozaba suavemente de pie al otro lado de la calle frente a la casa amarilla de estructura de madera donde habían sido encontrados los cuerpos sin vida de sus tías y su prima. Comentó que su tía Cynthia lo crió y que le había enviado un mensaje de texto amoroso la noche previa a su muerte.

"Ella era la mujer más dulce. Ella incluso se encargó de mi propia hija durante algún tiempo, y ella estaba orando por Junior", dijo Bueno, de 25 años, mientras ponía una mano sobre el vientre de su esposa embarazada.

Más de una decena de familiares de las víctimas estaban sentados al borde de la acera consolándose mutuamente mientras esperaban más informes de la policía.

Familiares dijeron que fue el esposo de Serrano, James Serrano, quien llamó al número telefónico de atención de emergencias 911. Anthony de León, hermano de Cynthia Serrano y Cathy de León, dijo que su cuñado le dijo que regresó de su turno de trabajo nocturno el martes temprano y llamó para reportar las muertes.

Lorena Hamilton, quien vive a dos casas de distancia, dijo que no escuchó ni vio nada inusual en los momentos en que se cree que ocurrieron los asesinatos. La mujer de 27 años y madre de cuatro niños dijo que en ese momento estaba ayudando a sus hijos a prepararse para ir a la escuela.

Comentó que más tarde escuchó a una mujer gritar que su familia había sido asesinada.

FOTO: Ap

AP