19 de abril de 2013 / 08:37 p.m.

Tuxtla Gutiérrez • En el inicio de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, aseguró que "el hambre no existe por falta de dinero o por falta de producción agrícola, no existe por falta de tecnología, el hambre existe por falta de vergüenza de los gobernantes del mundo".

Desde Chiapas, el ex mandatario brasileño dijo que si se puede acabar con el hambre "pero necesitamos gobiernos comprometidos. Los ricos no necesitan los gobiernos, quien necesita los gobiernos son los pobres del mundo".

Lula aseguró que en 10 años de gobierno en Brasil se logró sacar a 33 millones de personas de la pobreza e incorporar a una gran cantidad a la clase media, generando 19 millones de empleos formales.

Dijo que en Brasil no había crédito para los pobres, ni para la clase media, ni para las pequeñas y medianas empresas, y mencionó que de 70 millones de cuentas bancarias que se tenían en el país suramericano, se pasó a 120 millones de cuentas gracias al otorgamiento de créditos a personas de menos recursos, aumentando el crédito de un 25% a un 56 % del producto interno bruto.

Lula contó que en Brasil, le aconsejaban que no otorgara créditos a personas que no tenían como pagarlos porque a la larga, esto perjudicaría al gobierno, a lo que el ex presidente respondió: "yo le decía a mis ministros, ustedes no saben que es ser pobre. Los pobres no tienen bienes materiales para ofrecerlos en garantía. El único patrimonio que un pobre tiene es su nombre y su honor2.

Lula le dijo al presidente Enrique Peña Nieto y a la titula de Sedesol, Rosario Robles, que cuando inició su programa contra el hambre en Brasil recibió miles de críticas y observaciones respecto a que iba a crear unas serie de brasileños perezosos que no iban a volver a trabajar, a lo que el mandatario respondió: "para los que tienen mucho, 50 dólares es muy poco, pero para las madres que no tienen como darle un vaso de leche a sus hijos antes de ir a dormir, representa saciar el hambre de sus hijos".

"Y yo ya estaba cansado de oír a los gobernantes de Brasil diciendo, ten paciencia, primero la economía tiene que crecer, es como si fuera una torta que primero tiene que crecer para poder repartior, y la torta crecía pero alguien se la comía y los pobres seguían pasando hambre", dijo.

"Así que Presidente (Peña Nieto), usted todos los días tiene que entender que el pueblo pobre no tiene que tener paciencia, tiene que tener esperanza y confianza en su gobierno,.. y nosotros como gobernantes tenemos que decir a que quien quiera escuchar, que es solamente una razón por la cual queremos gobernar,… en Brasil yo lo hice y estoy seguro que usted lo hará en méxico", le dijo Lula a Peña.

Redacción