25 de noviembre de 2014 / 09:45 p.m.

Paraguay.- Los agentes antiterroristas que pasan cada día en la selva para capturar a los rebeldes del Ejército del Pueblo Paraguayo no se quejan de los riesgos que corren, de las duras condiciones del terreno ni de los mosquitos. Lo que les molesta es el menú: ya no quieren comer frijoles.

El comisario Pedro Leguizamón, jefe policial del norteño departamento de Concepción -a 440 kilómetros de Asunción- dijo el martes a periodistas que los policías del grupo antiterrorista en el pueblo Arroyito "se quejaron porque el almuerzo es puchero (caldo de verduras con huesos) y porotos (frijoles)".

"Esto es un cuartel, estamos en guerra contra la guerrilla, no podemos cocinarle a cada uno lo que quiere comer", dijo molesto en entrevista con la radio Uno de Asunción.

Por su parte, el ministro del Interior Francisco de Vargas admitió en conferencia de prensa que h ubo cuestionamientos al tipo de comida".

"Pero no faltan alimentos para los que están en el norte cumpliendo tareas sensibles. Nuestra prioridad es satisfacer sus necesidades básicas", señaló.

La queja de los agentes llegó incluso hasta la senadora Desiree Masi del opositor Partido Democrático Progresista, que anunció que pedirá informes al Ministerio del Interior.

El Ejército del Pueblo Paraguayo mantiene como rehenes al hijo de un hacendado desde abril y a un policía desde julio. Desde sus inicios en 2008 la guerrilla mató en diferentes ataques a tres militares, 13 policías y 22 civiles.

FOTO Y TEXTO: AP