4 de marzo de 2014 / 06:38 p.m.

Caracas.- Los recientes hechos de violencia incrementaron la angustia de las amas de casa venezolanas, que forman largas colas en los supermercados en procura de alimentos, afirmó hoy el dirigente empresarial Fernando Morgado.

“Los abastos y automercados están quedando vacíos porque la gente se lleva lo que consigue”, precisó Morgado, expresidente del Consejo del Comercio y los Servicios (Consecomercio), en diálogo que sostuvo con Notimex.

Destacó que existe desabastecimiento de carne, pollo, leche, harina de maíz precocida, harina de trigo, margarina, azúcar, café, aceite vegetal, sardinas, arvejas, arroz, caraotas (frijol) “y papel higiénico, que no se consigue en ninguna parte”.

“Muchos abastos y supermercados se encuentran custodiados por la policía y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), para evitar riñas y trifulcas entre los clientes a la hora en que llegan los productos a estos centros de abastecimiento”, denunció.

El dirigente gremial agregó que las cadenas de supermercados no han podido hasta ahora reponer sus inventarios, pues tan pronto llegan algunos pocos alimentos el público se los lleva desesperadamente como si se tratara de una guerra.

“En los mercados auspiciados por el gobierno (Mercal y Pdval) la situación no es diferente y han optado por la restricción en la venta de sus productos como medida para preservar los inventarios y evitar el contrabando de extracción hacia Colombia”, observó.

Explicó que Mercal y Pdval aplican un plan piloto en el que restringen la compra de alimentos por persona a una vez por semana, medida que se está ejecutando desde el pasado 10 de febrero y donde los usuarios quedan registrados con su número de cédula de identidad.

“En algunos puntos de venta hay carteles que informan a los usuarios de la red estatal los días que podrán comprar de acuerdo con los dos últimos números de su cédula de identidad y no pueden adquirir alimentos básicos dos veces el mismo día”, puntualizó.

Morgado dijo que estas medidas de racionamiento y control han generado descontento en la población, han traído como consecuencia caos en los comercios y hasta hechos de sangre cada vez que llegan los alimentos que escasean.

Notimex