2 de febrero de 2015 / 03:10 p.m.

A pesar del incidente, el partido del campeonato regional de Río de Janeiro se disputó como cualquier otro día y terminó 1-1.

"Invadieron el vestuario, se llevaron algunas cosas, frutas, una bolsa con botas de fútbol y zapatillas y el portero del Macaé fue atacado", dijo el director de la federación de fútbol de Río de Janeiro, Marcelo Viana, al canal de televisión por cable Sportv.

"El único lesionado fue el portero, que sufrió un corte, pero pudo haber sido mucho peor", agregó.

El entrenador del Macaé, Josue Teixeira, dio una versión similar de los hechos. "Estábamos terminando la charla antes del partido cuando los aficionados del Flamengo invadieron el vestuario, robaron el equipo de los jugadores, les atacaron y también a miembros del cuerpo técnico", dijo.

El portero del Macaé Ricardo Berna, que disputó el partido con un apósito sobre el corte que había recibido en la mejilla, estaba furioso. "El fútbol brasileño es un desastre", dijo. "Necesitamos un castigo ejemplar por esto", agregó.

Cuando le preguntaron quiénes eran los culpables, respondió: "Un grupo organizado de seguidores del Flamengo".

En cualquier caso, el presidente del Flamengo, Eduardo Bandeira de Melli, dijo que pensaba que la historia era "muy extraña" y quería reunir más detalles antes de emprender ninguna acción.

"Encuentro raro que entraran supuestamente al vestuario en un partido oficial del campeonato de Río de Janeiro por la puerta principal y salieran también por la puerta principal sin que nadie les identificara", dijo a Sportv después del partido.

"No soy ningún experto en seguridad, pero lo encuentro raro. La seguridad es responsabilidad del equipo local y yo pensaba que estábamos en un entorno seguro", afirmó.

Veja a invasão da torcida do Flamengo ao... por LANCETV

AGENCIASVeja a invasão da torcida do Flamengo ao... por LANCETV