2 de febrero de 2015 / 05:12 a.m.

Seis presencias de la mancuerna integrada por el quarterback Tom Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick y este domingo lograron el cuarto título de la NFL para Patriotas de Nueva Inglaterra, con un puñado de registros que, como ellos, pasarán a la historia. 

Regresar de un déficit de 10 unidades sigue siendo la hazaña más grande en la historia del Súper Tazón, y los “Pats” se unieron a Pieles Rojas de Washington y Santos de Nueva Orleans como los equipos que han podido levantar el trofeo Vince Lombardi tras remontar esa desventaja.

El coach Belichick empató, con cuatro triunfos en el “Juego Grande”, lo cosechado por su homólogo Chuck Noll con Acereros de Pittsburgh, esto en el marco de su sexta presentación en estos duelos, igual que Don Shula (uno con los extintos Potros de Baltimore y el resto con Delfines de Miami).

Brady, de 37 años de edad, se consolidó como el mariscal de campo con más pases completos (37) y más envíos a las diagonales (13) en un duelo de esta índole, todo esto reflejado en su cuarto anillo de campeón, para ingresar al selecto grupo de los legendarios Joe Montana (49´s de San Francisco) y Terry Bradshaw (Acereros).

Por si fuera poco, es, junto a la leyenda de los “Niners”, el único con tres distinciones como el Jugador Más Valioso.

De los cuatro envíos a la “zona prometida”, todos fueron a blancos distintos (Brandon LaFell, Rob Gronkowski, Danny Amendola y Julian Edelman), un hecho inédito.

El receptor Julian Edelman se convirtió en el tercer elemento de la franquicia de Fóxboro con al menos 100 yardas en el “Súper Domingo”, antes Deion Branch lo hizo en un par de ocasiones y Wes Welker también lo logró.

Y tampoco hay que olvidar que “Minitron” se quedó con el pase con el cual su equipo recuperó la delantera que, a la postre, sería definitiva.

De forma increíble, el compromiso terminó con una intercepción en la línea de anotación por parte del joven esquinero Malcolm Butler, la primera vez en su naciente trayectoria que se queda con el envío de un mariscal de campo rival.

El cotejo realizado en el Estadio de la Universidad de Phoenix representó el regreso de Patriotas a Arizona, desde aquel 2008 cuando se fue con las manos vacías tras caer 14-17 ante Gigantes de Nueva York; Brady, el tackle defensivo Vince Wilfork y el pateador Stephen Gostkowski fueron quienes tuvieron la oportunidad de revancha.

NOTIMEX