reuters y ap
23 de marzo de 2016 / 08:04 a.m.

Bruselas. - Dos hermanos que junto a otros dos personas perpetraron los atentados suicidas con bomba en el aeropuerto y en el metro de Bruselas el martes que dejaron 31 muertos y 260 heridos, confirmó el fiscal federal el miércoles.

Los dos hombres fueron identificados como Ibrahim y Khalid El Bakraoui de 27 y 29 años, respectivamente.

El fiscal Frederic Van Leeuw detalló en una conferencia de prensa que Khalid se inmoló en un vagón en la estación de metro de Maelbeek.

Un tercer terrorista captado por las cámaras en el aeropuerto junto a Ibrahim no había sido identificado,mientras que el hombre de sombrero, que llegó a abandonar el recinto antes de las explosiones, es buscado por las autoridades.

Este cuarto sospechoso, identificado por los medios como Najim Laachraoui está supuestamente implicado en los ataques del 13 de noviembre en París.

Autoridades informaron que tercer atacante, cuyo nombre se desconoce, tenía una maleta con explosivos los cuales estallaron más tarde sin causar heridos.

Sin embargo, Paul Van Tigchelt, jefe de la unidad antiterrorista de Bélgica destacó que varias personas posiblemente vinculadas a los atentados de Bruselas siguen prófugos.

Por ello el país sigue en alerta máxima, lo que supone que existe peligro de ataque inminente.

Autoridades de Bélgica dieron detalles de las explosiones ocurridas este martes:

La primera bomba en el aeropuerto de Bruselas fue detonada cerca de la sala 11 a las 07.58 hora local (0658 GMT) y la segunda estalló nueve segundos más tarde a poca distancia de la sala 2 del área de embarques, dijo Van Leeuw.

En un allanamiento en el distrito Schaerbeek de Bruselas el martes por la noche, la policía encontró 15 kilos de explosivos, 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxigenada, detonadores, una maleta llena de tornillos y clavos, además de materiales como cajas de plástico, necesarios para fabricar bombas.

"Siempre fugitivo, sin saber qué hacer, siendo observado en todas partes, sin estar más a salvo y sabiendo que si espero más me arriesgo a terminar junto a un prisionero en una celda",
decía parte del testimonio hallado de Ibrahim, leído por el fiscal general.

Las autoridades belgas anunciaron que la cifra de víctimas fatales podría aumentar debido a que muchas quedaron gravemente mutiladas, lo que complica su identificación, añadieron.