26 de abril de 2013 / 06:04 p.m.

El Instituto Federal Electoral no puede ser ni será omiso ante delitos e irregularidades de los que tenga conocimiento, sostuvo su consejero presidente, Leonardo Valdés Zurita, luego de que el PAN presentó una denuncia de hechos por el presunto uso de programas de gobierno con fines electorales en Veracruz.

En entrevista Valdés Zurita informó que a la denuncia panista ingresada a través de la Secretaría Ejecutiva del propio instituto, se le dará el trámite de ley, lo que significa que de inmediato se comenzarán a investigar los hechos denunciados.

Indicó que el Partido Acción Nacional (PAN) pide que se investigue y se aclare la participación en estos hechos constitutivos de delitos de 31 funcionarios del gobierno de Veracruz, empezado por el gobernador; 13 del municipio de Boca del Río, incluido el presidente Municipal y siete delegados del gobierno federal en la entidad.

Señala también a dos funcionarios del IFE que incluye a su Vocal Ejecutivo en la entidad; a tres del Instituto Electoral Veracruzano, incluido su presidente, además de al menos cinco candidatos, funcionarios y operadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Estos hechos son una muestra de la persistencia de déficits democráticos en el país, señalaron ante el consejero presidente del IFE los líderes nacionales del PAN y del PRD, y le pidieron alejarse de su zona de confort.

Valdés Zurita reconoció que esas "opiniones respetables" de los partidos políticos son válidas en democracia pero señaló que los institutos políticos también tienen su parte de responsabilidad en la creación de esos déficits y los exhortó a hacerse cargo de esa realidad.

Por otra parte, el Instituto Federal Electoral ordenó la publicación de un desplegado de prensa en el que condena enérgicamente los actos de violencia ocurridos recientemente contra instituciones de educación superior, oficinas de partidos políticos y de gobierno.

Asimismo de la toma de las instalaciones de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de las instalaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), de las sedes del PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano en Chilpancingo, y de la Contraloría de la Secretaría de Educación Estatal de Guerrero, los cuales, afirmó, son condenables.

Subrayó que estas acciones constituyen un abierto cuestionamiento al Estado democrático en la medida en que cierran la puerta a la resolución de diferencias a través del diálogo y el acuerdo, que son elementos fundamentales de la democracia.La democracia no es ausencia de diferencias, divergencias e incluso de confrontación, sino la existencia de canales institucionales para procesarlas pacíficamente, agregó.

La violencia es enemiga de la democracia y, como tal, desde el IFE reprobamos lo sucedido y hacemos un llamado a que los conflictos en el espacio público se resuelvan a través del diálogo, expresó el IFE en su desplegado.

Por ello, condenó cualquier acción que vulnere el respeto a las instituciones y reiteró su compromiso y vocación de colaborar en la construcción de una sólida cultura democrática en nuestro país.

— NOTIMEX