AP
13 de marzo de 2017 / 04:18 p.m.

LA PAZ.- La Iglesia Católica de Bolivia rechazó el lunes un proyecto de ley impulsado por el partido del presidente Evo Morales para permitir el aborto en diferentes circunstancias, como pobreza y tener más de tres hijos.

La propuesta impulsada por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) será debatida por la Asamblea Legislativa de mayoría oficialista.
Sobre ella, un comunicado de la Conferencia Episcopal leído el lunes por su secretario general monseñor Aurelio Pesoa, dice que "distorsiona el sistema penal introduciendo la pobreza como razón de impunidad para delitos como el infanticidio... Como si ser pobre fuese justificativo para violar cualquier ley".

El proyecto —que no tiene fecha de inicio de tratamiento— propone modificar el Código Penal para permitir despenalizar el aborto en nueve casos, cuatro de ellos durante las primeras ocho semanas de gestación y cinco en cualquier momento del embarazo.

Entre las razones por las que una mujer podría solicitar el aborto están violación, incesto y peligro de vida de la madre, pero también se considera a las mujeres que tengan más de tres hijos o no tengan dinero suficiente para la crianza.

Por su parte, el presidente Morales dijo el lunes que la iniciativa es de los legisladores. "El tema del aborto es complejo pero es iniciativa de la Asamblea Legislativa. Yo no hablé ni debatí con ellos. Voy a recabar mayor información", dijo el lunes en rueda de prensa.

La presidenta de los diputados, Gabriela Montaño, dijo que la reforma pretende ajustar la legislación a la realidad boliviana "ya que muchas mujeres pobres mueren en clínicas clandestinas por abortos mal practicados".

Sin embargo, la crítica más dura fue la pronunciada por el arzobispo de Santa Cruz, en el oriente del país: Sergio Gualberti dijo en su homilía del domingo que el proyecto plantea enfrentar la pobreza "eliminando a los más pobres".

No se conocen estadísticas oficiales, pero el país figura entre las naciones con más altas tasas de embarazos adolescentes, mientras que cientos de abortos ilegales se practican cada semana.