Reuters 
6 de abril de 2014 / 06:33 p.m.

Oklahoma.- Glenn Lewis, alcalde de Moore, Oklahoma, un municipio dos veces devastado por tornados en los últimos 15 años , anunció que se fijarán nuevas normas de construcción en la ciudad, sobre todo de reforzamiento en garajes para proteger a la población.

Los ciudadanos de Moore, en el corazón del " Tornado Alley ", donde los tornados golpean con frecuencia, tendrían así una de las normas de construcción más estrictas de la nación, para proteger a las personas y las estructuras de los vientos mortales.

En toda construcción nueva, a partir de este mes, las puertas del garaje deben estar aisladas, reforzadas y con techos de revestimiento.

"Las puertas de garaje son las primeros en desprenderse durante un tornado. Una vez que la puerta de la cochera se cae, el tejado también lo hace", dijo el alcalde.

Oklahoma es uno de los estados de la unión americana que sufre más embates de tornados al año, durante la temporada de tornados que va de marzo a agosto, reciben alrededor de 50 fenómenos de este tipo.

En mayo de 2013, veinticuatro personas murieron y 240 resultaron heridas cuando un tornado arrasó Moore. Alrededor de 2.400 edificios fueron dañados o destruidos, incluyendo la Escuela Primaria Plaza Towers, donde siete niños murieron.

"Los nuevos códigos de construcción están muy bien, pero me hubiera gustado que se aprobaron antes ", dijo Lewis, quien ya ocupaba el puesto de alcalde durante la desgracia del año pasado.

Otra de las medidas será que todas las nuevas construcciones y hogares deberán tener estructuras que soporten vientos de 135 millas por hora.