7 de septiembre de 2014 / 12:29 a.m.

Freetown. - El gobierno de Sierra Leona anunció hoy que implementará un "toque de queda" de tres días en toda la nación, a partir del próximo 19 de septiembre, a fin de frenar la expansión del virus del Ébola, que ya dejó 491 muertos en el país.

La medida sin precedentes, dada a conocer este sábado, fue sin embargo cuestionada por la organización Médicos Sin Fronteras, que consideró que "no ayudará" a contener la mortal fiebre hemorrágica y sólo agravará la situación.

Fuentes oficiales informaron que debido a que Sierra Leona es uno de los países más afectados por el actual brote de ébola, las autoridades decidieron imponer un encierro de tres días a la población en todo el país para tratar de hacer frente a la enfermedad.

La medida estará vigente entre el 19 y el 21 de septiembre, periodo durante el cual la gente tendrá prohibido salir de sus casas, lo que según las autoridades locales permitirá a los trabajadores de salud aislar nuevos casos y evitar que el virus se propague aún más.

Según reportes del diario local Sierra Leone Times, la medida pone en evidencia las acciones radicales que las naciones de África occidental están teniendo que tomar ante el peor brote de ébola en la historia, que comenzó hace seis meses y no muestra signos de alivio.

"El enfoque es agresivo pero necesario para detener la propagación del ébola de una vez por todas", sostuvo Ibrahim Ben Kargbo, asesor presidencial en el grupo de trabajo del virus, y añadió que se reclutarán a 21 mil personas para vigilar que se cumpla el encierro.

Hasta el pasado viernes, Sierra Leona había registrado un total de 491 decesos, según el balance más reciente de víctimas proporcionado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque organizaciones de todo el mundo se apresuran a enviar fondos y equipos a África occidental, el ébola sigue extendiéndose rápidamente en esa región, donde ya causó la muerte de dos mil 105 personas, la mayoría en Liberia (mil 89).

Sin embargo, la medida anunciada este sábado en Freetown encontró una primera crítica desde París, donde la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) rechazó que esa restricción vaya a tener un resultado positivo.

"Un encierro de tres días para combatir al ébola no ayudará a contener el virus, ya que forzará a la gente a esconderse; destruirá la confianza entre médicos y público, lo que propiciará que se oculten casos potenciales y ello propagará más la enfermedad", según MSF.

FOTO: Reuters

NOTIMEX