NOTIMEX
17 de mayo de 2016 / 08:30 p.m.

Edmonton.- A pesar de los esfuerzos por controlar y apagar el incendio forestal que afecta en la zona norte de Alberta, Canadá, el fuego sigue extendiéndose hacia el noreste y el denso humo dificulta las labores de los bomberos.

La gobernadora de Alberta, Rachel Notley, presentó este martes un reporte actualizado de la situación que se registra en la localidad de Fort McMurray, donde 355 mil hectáreas ya fueron consumidas por el intenso incendio forestal que comenzó hace dos semanas.

El lunes, fueron evacuados ocho mil trabajadores de plantas petroleras cercanas a la zona. La producción petrolera de empresas como Suncor y Syncrude se ha paralizado en la zona, mientras que las pérdidas a esta industria se calculan en mil millones de dólares.

“La presencia de fuerte humo y el comportamiento impredecible del incendio ha provocado que por momentos retiremos a los bomberos de la zona por la peligrosidad”, dijo el oficial Travis Fairweather, uno de los coordinadores de los trabajos de emergencia.

El incendio en Fort McMurray se extendió a localidades como Anzac o Backsand Lodge, debido a las condiciones climáticas que lo han favorecido.

La zona registra temperaturas de entre 22 y 27 grados centígrados y vientos de 13 kilómetros por hora, lo cual dificulta los esfuerzos del equipo de más de 500 bomberos por controlar el fuego.

Entre el lunes y este martes se han registrado dos explosiones en zonas residenciales. La noche del lunes se registró una explosión en una zona residencial de Fort McMurray llamada Dickinsfield, que dañó siete casas.

Otra explosión se registró en Thickwood, que afectó otro conjunto de casas.

Las autoridades investigan las causas de estas explosiones y su relación con los incendios.

La gobernadora de Alberta dijo que la prioridad es resguardar la seguridad de los residentes de Fort McMurray por lo que aún no se da “luz verde” para su regreso, sobre todo por la mala condición del aire en la zona.

Agregó que ya se han restablecido los servicios de gas y electricidad en la zona afectada, pero insistió que el retorno de las personas desalojadas no será pronto.