2 de enero de 2014 / 02:00 p.m.

MINEÁPOLIS, Minnesota.- Un incendio se propagó rápidamente en la madrugada del miércoles por un edificio de tres pisos con múltiples viviendas situado junto a una mezquita que presta servicios a la comunidad somalí.

El fuego dejó más de una docena de heridos que fueron hospitalizados algunos con lesiones de gravedad, a causa de quemaduras y traumatismos por haber caída de gran altura.

Se informó que se produjo una explosión aproximadamente a las 8:15 de la mañana y en pocos minutos el fuego se propagó por todo el edificio, dijo Robert Ball, portavoz de los Servicios Médicos de Emergencia del condado Hennepin. Los paramédicos respondieron bajo temperaturas gélidas y hallaron a las víctimas en el primer piso, algunos de ellas con heridas que indicaban que habían caído desde los pisos superiores.

"Aún no se aclarado si los vecinos cayeron a causa del impacto de la explosión o si saltaron desde las ventanas para escapar del fuego", dijo Ball.

Nadie murió, pero las autoridades no están seguros si todavía había residentes dentro del edificio siniestrado. El techo se cayó parcialmente, dificultando la tarea de los bomberos para que ingresaran al lugar y registraran las viviendas, dijo el subjefe de bomberos de Mineápolis, Cherie Penn.

Penn dijo que 14 personas fueron trasladadas a los hospitales, y se considera que seis de ellos estaban graves.

Las autoridades dijeron que no estaban seguros cuál fue la causa del incendio. La portavoz de la empresa CenterPoint Energy, Becca Virden, señaló que no hubo filtraciones de gas en el área.

Columnas de humo gris ascendía el miércoles por la mañana desde el edificio, en cuyo primer piso está situada una tienda de abastos y hay viviendas en los dos pisos superiores.

Abdikadir Mohamed, cuyo tío es propietario de la tienda, observaba la escena en silencio, esforzándose por expresar sus ideas.

El jefe de bomberos de Mineápolis John Fruetel dijo que el incendio fue sofocado el miércoles por la tarde.

Un concejal, Abdi Warsame, dijo que las víctimas eran mayormente miembros de la comunidad somalí. Instó a que otros residentes sean solidarios y ayuden a las víctimas.La mezquita situada junto al edificio destruido por el fuego quedó libre de todo daño estructural.