AP
26 de enero de 2016 / 05:49 p.m.

Ginebra.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que es posible que haya un vínculo entre el virus zika y un inusual defecto congénito en que los bebés nacen con cabezas pequeñas, pero aclaró que hasta ahora la evidencia ha sido circunstancial.

Dado el gran brote de zika en Brasil acompañado por unos 4.000 casos de microcefalia, la directora general de la OMS, doctora Margaret Chan, y otros funcionarios advirtieron la coincidencia de que las madres de los nacidos con esa malformación podrían haber sido picadas durante el embarazo por los mosquitos portadores de la enfermedad.

"Aunque no se ha demostrado un vínculo causal entre la infección con zika durante el embarazo y la microcefalia, la evidencia circunstancial es sugestiva y sumamente preocupante", dijo Chan en un comunicado. "El aumento de la incidencia de síndromes neurológicos, que en algunos países coincidió con el arribo del virus, acentúa la preocupación".

La agencia de salud de la ONU anunció que realizará una "sesión especial" en Ginebra el jueves para informar a los estados miembros al margen de una reunión de la junta ejecutiva de la OMS, reflejando el temor creciente por el virus que ha aparecido en las Américas y más allá.