2 de diciembre de 2014 / 05:11 p.m.

Estados Unidos.- Grupos indígenas estadounidenses han rechazado el plan de crear una fundación de beneficencia con más de 380 millones de dólares en fondos federales que restan de un acuerdo judicial de 2011 para resolver un litigio por discriminación.

El juez federal Emmet G. Sullivan estudiará una propuesta de los demandados de crear la fundación con fondos que sobraron inesperadamente de los depositados por el gobierno del presidente Barack Obama para resolver un litigio iniciado por agricultores indígenas. Los agricultores dijeron que durante décadas no les otorgaron créditos por motivos de discriminación.

Si el juez la aprueba, la fundación sería la organización de beneficencia más grande que haya tenido la comunidad indígena. La decisión del juez está prevista para el año próximo.

El acuerdo de hace tres años prevé que los fondos sobrantes deben ser entregados a las organizaciones de agricultores indios, pero los abogados dijeron que ninguno de esos grupos estaba en condiciones de manejar una suma tan grande: de ahí la idea de una sola gran fundación manejada por líderes indígenas, dijo Joseph Sellers, principal abogado de los demandantes indígenas.

El gobierno no se ha declarado en contra del plan, pero los grupos indígenas —y los propios demandantes— han despedido a los abogados que los representaban y se oponen a la idea, señalando que el dinero se debe repartir entre las organizaciones de beneficencia indígenas como estaba dispuesto originalmente o bien se debe reabrir el caso para una nueva serie de reclamos.

George y Marilyn Keepseagle, los demandantes principales en el caso incoado originalmente en 1999 dijeron en cartas a Sullivan a principios de año que se sentían "marginados" por los abogados y la corte que resolvieron sobre el destino de los fondos.

FOTO: EspecialAP