LILIANA PADILLA E ISRAEL NAVARRO
10 de agosto de 2013 / 06:00 p.m.

Ciudad de México • La Asamblea Nacional extraordinaria del PAN inició sus trabajos con el llamado de sus cinco gobernadores a la unidad interna. Pidieron a su partido asumir un papel de responsabilidad con el país y hacer de lado las luchas intestinas.

Por su parte, el dirigente nacional del Acción Nacional, Gustavo Madero, aseguró que con la Asamblea Nacional, su partido inaugura una nueva etapa con "un PAN más horizontal y menos cupular".

Pidió a los delegados concluir "con orden y respeto a la institución" la reforma estatutaria que permitirá la elección, mediante el voto directo, de su dirigente nacional.

Pidió tomar decisiones para reposicionarse electoralmente y ganar en 2015, estados que alguna vez gobernaron como Nuevo León y Querétaro.

La secretaria general Cecilia Romero dio a conocer la asistencia de 4 mil 934 delegados, cuya presencia permitió el quórum de la Asamblea.

El gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, llamó al PAN a la unidad, al señalar que "es el tiempo de dejar atrás cualquier agravio, dejar atrás nuestras diferencias y privilegiar las coincidencias".

A los líderes panistas, "les hacemos un enérgico llamado a discutir internamente todas las posturas y a escuchar todos los argumentos, internamente". En el posicionamiento llamó a pensar en los ciudadanos, porque "quienes militamos en el PAN, no podemos olvidarnos de ellos, enfrascándonos en luchas intestinas que les son ajenas, y que no responden al interés del bien común".

Antes, el gobernador electo de Baja California, Francisco Kiko Vega agradeció el apoyo de su partido para ratificar la permanencia del PAN en la primera entidad que gobernaron.

A la Asamblea Nacional en la que presentará a consideración de los delegados la reforma estatutaria, no llegaron el ex presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala. Sin embargo, acudieron la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota y el senador Ernesto Cordero. Además Luis H Álvarez.