14 de marzo de 2013 / 11:45 p.m.

Se espera que Comisión de Puntos Constitucionales apruebe hoy mismo el dictamen y asó poder votarlo la semana entrante en el pleno.

 Ciudad de México • La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados inició esta tarde la discusión de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, con la expectativa de aprobar hoy mismo el dictamen y votarlo la semana entrante en el pleno.

La Junta Directiva de la Comisión de Puntos Constitucionales, encabezada por el legislador perredista, distribuyó desde ayer el predictamen de 131 cuartillas que resuelve “en sentido positivo” las enmiendas a siete artículos de la Constitución Política.

La iniciativa suscrita por el presidente Enrique Peña Nieto y los coordinadores parlamentarios del PRI, PAN, PRD y PVEM prevé, entre otros aspectos, la creación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), con facultades no sólo para otorgar y revocar concesiones, sino también para limitar la concentración de frecuencias, ordenar la “separación contable, funcional o estructural” de agentes dominantes e, incluso, interponer querellas ante la PGR por prácticas monopólicas en el sector.

La iniciativa plantea la creación de tribunales del Poder Judicial de la Federación y divisiones del Ministerio Público especializadas en la materia.

Entre los aspectos centrales de la propuesta destaca la obligación de los actuales concesionarios y permisionarios de devolver los canales que les fueron originalmente otorgados, una vez que concluya la transición digital terrestre el 31 de diciembre de 2015.

Ello, con el fin de liberar y aprovechar el espectro de 700MHz para garantizar el acceso universal a la banda ancha.

El documento delinea igualmente una política de inclusión digital, con la meta de que al menos 70 por ciento de los hogares mexicanos y 85 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas tengan acceso a una velocidad de descarga de información dentro del promedio de los países integrantes de la OCDE.

Considera igualmente licitar por lo menos dos nuevas cadenas nacionales de televisión y admite la inversión cien por ciento extranjera en empresas del sector telecomunicaciones.

Los concesionarios y permisionarios de televisión estarían obligados a facilitar gratuitamente sus señales de los operadores de televisión restringida (cable), a fin de que éstos puedan retransmitirlas.

FERNANDO DAMIÁN E ISRAEL NAVARRO