13 de junio de 2014 / 12:29 a.m.

Monterrey.- La Copa del Mundo en un Brasil inició entre manifestantes que protestaron por los gastos excesivos del Gobierno para la celebración.

La Policía de Sao Paulo reprimió de una forma violenta a los inconformes que se apostaron cerca del estadio Itaquerao, ubicado en la zona más pobre del Sao Paulo.

Aunque estas acciones no eclipsaron la fiesta de inauguración, no se descarta que vuelvan a presentarse en repetidas ocasiones.

Ante los posibles movimientos, las fuerzas de seguridad se dijeron listas para que no afecten las celebraciones ni pongan en peligor a los extranjeros.

Cabe destacar que la presidenta Dilma Rousseff recibió una rechifla por parte de los 62 mil simpatizantes en el estadio donde se inauguró el evento mundial.

Los manifestantes reclaman presupuesto para áreas como salud y educación, además exigieron menos gastos y más administrados para los destinados de la Copa del Mundo.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL / INFORMACIÓN DE DIARIO PIGNOTTI